(Fotografía: AFP)

El jueves de la semana pasada, osea, el 20 de julio, se presentaron un trío de botellas de tequila, no precisamente para ser ingeridas en una noche de fiesta o desahogo, sino, para ser coleccionadas debido a lo realmente valiosas que son las botellas porque están incrustadas con metales preciosos --oro, plata y platino--.

Bueno, entonces ¿cuál es el objetivo? el de presentar las botellas de tequila más caras del mundo y con eso entrar en el libro de records Guinness. El precio de estas botellitas ronda entre los $3,500 a los $255,000 dólares, que es una nada. Si tienes unos $255,000 dólares en la bolsa, no estaría de más que te la compraras.

Por cierto, aquí no acaba la hazaña, por así decirlo, de producir las botellas de tequila más caras del mundo, el dueño de Ley.925 --que es la marca de este producto-- ha dicho que pronto estarán sacando botellas aún más caras con incrustaciones de oro y brillantes, digo para darle ese toque kitsch característico de los narcos.

(Vía Enchílame)