Hace unos días, José Luis nos comentaba acerca del Campeonato Mundial de Pelota Vasca, deporte que aunque yo no podía creerlo tiene muchos aficionados en nuestro país.

Sin embargo, había algo que me hacía ruido desde que me enteré del asunto, y como si alguien escuchara mis pensamientos, esta mañana, al buscar notas interesantes me encontré con un reportaje sobre el Frontón México, que hasta antes de su clausura fue una de las sedes más importantes de ese deporte. Y tristemente veo que no sólo nadie le había prestado atención en años, sino que, por lo visto, seguirá así por muchos años más, abandonado y pudriéndose, en contraste con las grandes épocas que vivió antaño.

Conozco a algunas personas mayores que me han contado sobre el lugar, lo que se vivía allá por los 50 y 60 y aun en épocas más cercanas, y resulta increíble que, hoy, que se cumplen exactamente 10 años de que fuera cerrado a causa de una mala administración, parece no existir el mínimo interés en reabrirlo. Al menos debería hacerse un esfuerzo por conservar el edificio, ¿no creen?