Han empezado las obras de modernización de la Central de Abastos de la Ciudad de México, las cuales constituyen la primera inversión privada de gran magnitud en la administración, con más de 60 millones de dólares. Esta inversión conformada en buena parte por capital español confirma al D.F. como entidad con el primer lugar de inversión extranjera directa y mantiene su primer lugar a nivel nacional en competitividad como resultado de la colaboración entre autoridades y sector privado.

Marcelo Ebrard colocó la primera piedra de Plaza Central que será el centro comercial más grande y moderno de Latinoamérica, con 70 000 metros cuadrados en comercios, restaurantes, cines, bancos, un hotel, gimnasio y club deportivo, todo ello acompañado por un estacionamiento para 3 000 vehículos, que prestara servicio a la Central de Abastos.

Además de generar 2500 empleos, una de las cualidades importantes del proyecto es un uso responsable del agua, al contar en primer lugar con una planta de tratamiento que generará un millón 300 mil litros de agua tratada por día, de los cuales 500 mil se utilizarán en la misma Ceda y el resto se aprovechará para diversos usos en la delegación Iztapalapa. Además se realizaran las obras necesarias para disminuir el aumento en el congestionamiento vehicular asociado a la plaza.