Ciudad Juárez vive bajo el azote de la violencia. Diariamente hay nuevas manifestaciones de una inseguridad que ha crecido a un nivel insostenible. Ya sea a causa del crimen organizado o de la violencia de género, las morgues nunca están vacías. Tan sólo en el 2009 se enterraron más de 2,000 cuerpos.

Por desgracia, muchos de estos cuerpos no son identificados. Ya sea por miedo de los familiares a una represalia o porque simplemente es imposible distinguirlos. Además el clima de Juárez no ayuda.

Juárez se localiza en una cueca endorreica. Esto significa que el agua de lluvia no tiene salida al mar y, al evaporarse, contribuye a la concentración de una gran cantidad de sales minerales en el subsuelo. Pero, ¿esto qué tiene que ver?

Cuando una desaparición no es reportada o la policía no logra localizar un cuerpo, éste puede aparecer tiempo después momificado. De acuerdo a peritos de la Procuraduría de Justicia del Estado, es bastante difícil y en ciertos casos imposible obtener una descripción del cadáver.

Hace dos años un forense nativo de Ciudad Juárez, Alejandro Hernández Cárdenas decidió aplicar las ténicas de las casas funerarias en conservación y embalsamiento de los cuerpos. Para dicho efecto expuso partes de cádaveres no identificados a diferentes sustancias tales como formol, glicerina, alcohol, arsénico, cloruro de sodio y sulfato de potasio, entre muchos otras. El único propósito era lograr que el tejido momificado recuperara la flexiiblidad y frescura de un "cadáver normal."

Un día regesó a su laboratorio y comprobó que un dedo que llevaba tres meses sumergido en una mezcla tenía una apariencia normal y se podían obtener fácilmente las huellas del difunto, logrando su identificación.

Tras meses de investigación logró perfeccionar la técnica y reducir el tiempo de rehidratación de tres meses a 10 días. Incluso menciona el caso de F.N.I. 315/08, una mujer que llevaba aproximadamente dos años en estado de momificación y a la que se logró restaurar al grado de que no sólo eran visibles sus facciones y marcas de nacimiento, sino también las heridas causadas por su agresor.

Actualmente Hernández Cárdenas desarrollo un líquido para preservar los cadáveres una vez rehidratados. Se trata de un gran avance para la ciencia forense no sólo en la ciudad más violenta del país sino para la República Mexicana en general.

Foto: Sipse

Ximena Vega

LRI por la UDLAP. Hipertextual (Vivir México) desde marzo de 2010 y abeja obrera de la administración pública (primero en Segob, ahora en una embajada de las grandotas) desde septiembre del mismo año. Mis jefes quieren que les diga que lo que expreso en mis entradas no refleja la opinión de la Embajada de Estados Unidos ni del Departamento de Estado, yo sólo paso la voz... Más artículos del autor »