En este país, por desgracia, la violencia no es exclusiva de los cárteles de la droga, la violencia también se vive en las escuelas. Después de varios reportes de portación de armas de fuego y armas blancas por parte de alumnos de educación básica y media, se decidió implementar el Programa Mochila Segura. este programa consiste en una serie de operativos a escuelas del Distrito Federal en el que se revisan las mochilas de los estudiantes para asegurarse de que no traigan armas con ellos.

Aunque este operativo se ha realizado intermitentemente en otros estados y previamente en el DF, es hasta ahora que la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) declaró que este programa resultaría invasivo a la privacidad de los alumnos:

Nosotros nos hemos opuesto al Programa Mochila Segura porque consideramos que es una medida invasiva. Más bien es importante seguir impulsando estos programas de desarme que ya se han dado en la ciudad, y particularmente concientizar a los padres de familia sobre la magnitud del problema, a los profesores, y generar condiciones para que con la participación de las niñas y los niños se reduzca la violencia dentro de los centros educativos.

No cabe duda, que el problema se resolviera desde el hogar sería lo mejor, pero mientras se instruye a los padres, no se puede perder tiempo y seguir arriesgando a los alumnos a ser atacados por sus compañeros. Tampoco se puede confiar en que los padres se tomen el tiempo de educar a sus hijos respecto a este tema.

No puedo evitar hacer la comparación con el tema de la comida chatarra. Por semanas se debatió sobre si era o no responsabilidad del gobierno controlar los hábitos alimenticios de un sector de su población; si la limitante a los refrescos y frituras era una simple medida de prevención. Se llegó a la conclusión de que los padres deben educar a sus hijos sobre hábitos alimenticios sanos, pero también se necesitaban resultados inmediatos.

Definitivamente contar con detectores de metales sería más rápido y menos incómodo para los alumnos, pero sería caro instalar sistema de ese tipo en todas las escuelas públicas de la Ciudad de México. Además, igual que con la comida chatarra, se está buscando un efecto inmediato. ¿Es realmente invasivo el Programa Mochila Segura? Y de serlo, ¿hasta que punto se debe ceder algo de privacidad por aumentar la seguridad?

Foto:Teotihuacán MX

Ximena Vega

LRI por la UDLAP. Hipertextual (Vivir México) desde marzo de 2010 y abeja obrera de la administración pública (primero en Segob, ahora en una embajada de las grandotas) desde septiembre del mismo año. Mis jefes quieren que les diga que lo que expreso en mis entradas no refleja la opinión de la Embajada de Estados Unidos ni del Departamento de Estado, yo sólo paso la voz... Más artículos del autor »