Para Ripley. La Asamblea Legislatia del Distrito Federal (ALDF) organizó un ejercicio de Parlamento Infantil para chicos de primaria. Una noble iniciativa para enseñarles a los niños cómo trabajan sus legisladores. Y, por supuesto, la mejor forma es predicar con el ejemplo: ¡los diputados no acudieron a la sesión!

El primer error fue programar el Parlamento Infantil el martes a las nueve de la mañana, empatándose con el juego entre México contra Uruguay (¿y el fútbol? ¡cómo no lo vamos a ver!). Como ya suponían que los legisladores podían faltar por compromisos balompédicos ---después de todo, en México está bien posponer el trabajo (o la escuela, o la familia, o todo lo demás) cuando juega la H. Selección Nacional----, decidieron posponerlo dos horas.

Sin embargo, ya no fue posible avisarle a los niños sobre el cambio de horario (¡pobrecitos! ¡tampoco pudieron ver el juego!). Así que desde las nueve de la mañana, los chicos de primaria se encontraban en las instalaciones de la Asamblea. Después de esperar un par de horas, resulta que los legisladores brillaron por su ausencia. Será que la derrota caló hondo en la moral de los diputados, pero simplemente no llegaron.

Sólo se quedó en el Parlamento Infantil la diputada Edith Ruiz Mendicutti, del PRD, organizadora del acto (digo, ¡sería el colmo si ella faltara!). También hicieron acto de presencia los perredistas Alejandra Barrales, Maximiliano Reyes y Abril Trujillo, pero nomás pudieron atender a los niños unos 10 minutos ¡y vámonos! Así, los niños hicieron un ejercicio legislativo lo más próximo a la realidad: sin diputados en la Asamblea. ¿Quién dice que sólo aprenden la teoría en las escuelas?

Pepe Flores

26. Blogger de ALT1040. Coordinador de Vivir México. Hipertextual desde 2009. Escribo sobre cultura pop, medios, política, derechos humanos, propiedad intelectual y diversidad sexual. Fundador de Elocuencia 8080 y Sexenio. Autor de "La nueva cara de Puebla" (Endeavor & UDLAP, 2011). Editor en Polaris Group. Más artículos del autor »