Hace pocos días les platicaba que la población en Michoacán está decreciendo principalmente por la migración. Para profundizar un poco más en este tema y tener un poco de información de primera mano, hoy les presento una entrevista con un migrante michoacano.

El entrevistado se llama Ricardo S., tiene 24 años y se fue a los Estados Unidos cuando tenía 19 años. Actualmente vive en Napa, California, pero nació y creció en una población cerca de la ciudad de Apatzingán, Michoacán. En una entrevista informal por medio de una videoconferencia me platica su experiencia particular de emigrar en el país vecino y nos ayudará a tener una referencia de la perspectiva que tienen los michoacanos que optan por llevar este tipo de vida.

¿Cuántas veces te haz ido a los Estados Unidos?

Dos veces, una en el 2005 y esta última en este año.

¿Qué hace que tantos michoacanos se vayan a los Estados Unidos? O a ti en particular, ¿Qué fue lo que te motivó a irte?

Pues allá [en México] hay trabajo, pero es muy pesado y mal pagado. Acá también es muy pesado, pero te pagan en dólares. Yo terminé bachilleres y no tenía planes de seguir estudiando; luego mi hermano me dijo que se iba a venir y me invitó. También una vez que hablé con mi tía [con la que vive actualmente] me dijo que me viniera, que acá tenía ya un trabajo seguro en una empresa que hace vino y dije, ¡ps vámonos!.

¿Qué tan difícil es pasar la frontera de “mojado”?

La primera vez pasamos fácil, el mismo día que nos venimos llegamos acá. La segunda vez fue muy difícil, intenté pasar por Agua Prieta [Sonora]. Los polleros me separaron de mi hermano y nos tuvieron a mi y a otros encerrados en un hotel varios días, no nos dejaban salir, no había teléfono ni nada; como dos semanas mi familia no supo de mi, ni yo de mi hermano.

Estando ahí me obligaron a pasar un arma, no quería pero ellos [los polleros] te empiezan a presionar, me ofrecían 10 mil pesos. Me dieron un morral, yo no me quise fijar pero lo que había dentro no era un arma. Afortunadamente logré entregar el morral sin que me pasara nada.

Ya cuando pasamos un retén de migración nos revisó y me deportaron. Tardaron cinco días en revisar si tenía delitos, durante ese tiempo apenas probé comida y tomé muy poca agua. Cuando me regresaron a México, me vine hasta Michoacán casa con mi familia, estaba deshidratado y enfermo, tardé una semana en recuperarme. Como al mes volví lo volví, pero esta vez fue un conocido quien nos ayudó y ahora si pasamos como en una semana.

¿Cuanto cobra un pollero por ayudarte a cruzar la frontera?

La primera vez [en el 2005] pague como mil 500 dólares, esta última vez ya andaba entre 4 mil y hasta 6 mil dólares por persona.

Llegas allá, otro país, otro idioma, un cambio radical en tu vida ¿Cuánto tardas en adaptarte?

Pues las primeras dos semanas estás a huevo, pero poco a poco te adaptas. Yo para no estar en la casa dándole vueltas a la cabeza me iba con mis primos a entrenar en un equipo de soccer en el que ellos jugaban, después me invitaron a formar parte del equipo porque decían que era bueno. También me metí a clases de inglés, nos enseñaban lo que les enseñan a los niños de kinder: desde los números, colorear figuritas y todo eso.

¿Cuánto ganas en tu trabajo?

Gano unos 1,000 – 1,200 dólares a la quincena. A veces que trabajo varias horas extra digo: “íjole, ahora si me va a llegar de unos 1,500”, pero no; el gobierno te cobra un chingo de impuestos y te viene quedando de casi lo mismo.

¿Cómo está el tema del racismo?

Si hay muchos gabachos racistas, pero acá los que más discriminan son los mismos mexicanos. Muchos que allá no tienen ni en que caerse muertos acá se sienten muy arriba y te hacen menos. Acá te da la mano gente que ni te lo esperas y mucha gente que con la que ya tienes amistad allá en Michoacán, acá ni te pela.

¿Cómo les afecta la ley antiinmigrante en Arizona?

Pues lo bueno es que es solo en Arizona, se han hecho muchas manifestaciones pero no creo que la vayan a quitar. Se va a poner cabrón allá.

¿Cómo afectó a los migrantes la pasada crisis económica en los Estados Unidos?

Pues había poca chamba, muchos se regresaron a México porque no tenían trabajo. A mí me descansaron solo dos semanas pero en la empresa donde trabajo fue raro al que despidieron.

¿Cómo se ve México desde la perspectiva de los Estadounidenses?

Ellos se imaginan un ambiente bien sangriento, que hay gente en cada esquina matando al que le cae mal. Cuando estaba lo de la influenza y que sacaban que había miles de muertos uno pensaba que era gravísima la situación; luego los noticieros mexicanos decían que ya había llegado a Estados Unidos pero acá ni en cuenta.

¿Porqué regresarse a México? O en su defecto, ¿Porqué quedarse allá?

Ps uno no puede estar toda la vida de un lado a otro, ya cuando tienes familia te tienes que establecer en algún lado. Muchos se quedan acá y se traen al resto de su familia, pero también muchos se regresan a México y allá se quedan.

Después que regresaste a México ¿Tenías planes de que quedarte o pensabas regresar a Estados Unidos?

Pues regresé porque tenía casi 4 años sin ver a mi familia, pero la verdad quería ver si agarraba un trabajo bueno, ¿Tu crees que quiero estar acá sufriendo?; pero no, el trabajo es muy pesado y mal pagado. Me regresé a Estados Unidos para mandar dinero a mi familia y hacerme de una casa.

Si logras ahorrar algo de dinero, ¿Porqué no invertirlo en un negocio en México?

Mi familia nunca ha tenido un negocio y yo no se nada de eso, no sabría ni de qué ponerlo, ni cómo empezar ni cómo administrarlo. Lo que sí he pensado es poner yo el dinero, que otra persona lo administre y las ganancias en partes; pero por el momento prefiero estar acá.

Esta es la experiencia de Ricardo, un michoacano que decidió irse a los Estados Unidos. Historias como ésta existen muchísimas tan solo en mi localidad, cada una con diferente experiencia en su aventura al país del norte. Sería interesante saber el porcentaje de michoacanos que emigraron o que alguna vez lo hicieron, esperemos a que el INEGI arroje los resultados del censo de este año para darnos una idea.

Esperemos sea de su interés y si alguna vez emigraste "al Norte" puedes compartirnos tu experiencia en los comentarios.

Fotos: Adolfo Lopez | tj scenes | Clarisa | uca

Hugo Torres

Mexicano, 22 años, Ing. en Sistemas Computacionales. Más artículos del autor »