El subprocurador de Investigación Especializada en Delitos Federales de la Procuraduría General de la República, Arturo Germán Rangel, informó que se recuperaron casi 200 obras de arte robadas entre piezas arqueológicas (aunque algunas no eran auténticas) y textiles, libros en latín, esculturas y piezas de arte sacro virreinal con alto valor religioso para las comunidades donde se ubicaban originalmente.

De acuerdo con personal de la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía del Instituto Nacional de Antropología e Historia, las obras tienen un gran valor cultural, histórico y monetario, además de que son representativas de sus respectivas épocas, ya que fueron hechas con materiales específicos de distintos periodos.

Las obras se encontrar durante tres cateos efectuados entre enero y julio en tres estados de la república, y se calcula que ha sido el rescate más grande de objetos de arte en muchos años, pues sólo lo encontrado en el primer cateo, en Jalisco, tiene un valor de entre 35 mil y 150 mil dólares (cuadros que eran exhibidos en una galería de Tlaquepaque). Los otros dos cateos fueron en la delegación Iztapalapa del Distrito Federal y en Apizaco, Tlaxcala, donde se recuperaron piezas prehispánicas y de carácter religioso.

No hay detenidos hasta el momento y se descarta que los responsables sean delincuentes organizados, sino, posiblemente, personas que laboraban en los lugares de donde fueron sustraídas las obras. "El robo, venta y extracción ilegal del país de bienes culturales", sumados a la falsificación arqueológica, no son considerados delitos graves.

Imagen: Milenio.

Enrique Torre Molina

Activista, bloguero (http://enriquetorremolina.wordpress.com), editor & escritor freelance, estudiante de Relaciones Internacionales, info junkie, adicto a socializar. Puedes seguirme en @etorremolina :) Más artículos del autor »