El tiempo pone a cada quien en su lugar. ¿Qué debemos creer los mexicanos?

Los libros de historia por lo general son escritos imponiendo la opinión de los ganadores en las luchas, en el caso de la historia de México heredamos de parte de los gobiernos revolucionarios una serie de leyendas tergiversadas donde la persona más odiada fue Porfirio Díaz.

A Porfirio Díaz se le sigue reprochando la mano dura que utilizó contra los bandoleros de su tiempo y por el número de pobres que había, seguramente en sus 30 años de gobierno murieron sin ser juzgados algunas centenas de mexicanos, ¿Cómo juzgará la historia a Felipe Calderón que entregará un sexenio con más de 30 mil muertes violentas? ¿Cómo juzgará la historia a nuestro presidente actual por no haber impedido que en su sexenio el número de nuevos desamparados sea similar al número total de pobres que había en la época de Porfirio Díaz?

Porfirio Díaz organizó en 1910, su último año de gobierno, la celebración del centenario de la independencia, este año los distintos niveles de gobierno se preparan para celebrar el bicentenario de esa lucha armada y el centenario de la revolución mexicana; diez décadas después el número de pobres en México se ha multiplicado por 20 y el nivel de desigualdad es superior al que se observaba a principios del siglo XX. ¿Era tan malo Porfirio?

Pedro Ángel Palou (Puebla, 1966) ha escrito una historia novelada, se titula “Pobre patria mía. La novela de Porfirio Díaz” y nos narra con lujo de detalles y en voz del personaje como transcurrieron los momentos del general a partir de 26 de mayo de 1911 cuando sale de la ciudad de México rumbo a Veracruz y de allí partir a Europa a bordo del Ypiranga.

La historia que sirvió para satanizar a Porfirio Díaz fue la que permitió que los políticos que crecieron al amparo de la revolución mexicana abusaran en sus puestos públicos, ¿lo hubiera permitido el general en su momento?.

A 99 años de la partida a Europa del ex presidente Díaz ¿sería factible darle la razón y quitársela a los malos gobiernos que perjudicaron el desarrollo del 60% de los ciudadanos mexicanos?.

Si me permiten les hago una última pregunta: ¿deben regresar los restos de Porfirio Díaz a México? Considero que el general no fue tan malo como nos los quiere hacer creer la tradición revolucionaria de México. Y si lo comparamos con la mayoría de los presidentes del pasado siglo, y del presente, quizá salga ganando.