A mediados de agosto me enteré de que el millonario Bill Gates había persuadido a los millonarios del mundo para que donaran por lo menos la mitad de sus fortunas ya sea en vida o después de muertos. Y pues claro, entre ellos estaba considerado el hombre más rico del mundo según Forbes; el mexicano Carlos Slim.

Todos en México sabemos que Slim no es precisamente esa alma caritativa que ayuda a todos los mexicanos; aunque personalmente tampoco espero que lo haga ya que para bien o para mal, él ha sabido hacer su fortuna invirtiendo en empresas de todo el mundo. Y lo confirmó el día de ayer en el marco de la Conferencia Global de Forbes en Sydney, Australia. Como si fuera un discurso político de nuestro actual mandatario, dijo que "el único camino para luchar contra la pobreza es generando empleos"; por lo que de esta manera contrastó con las iniciativas de Bill Gates y Warren Buffett.

Billones de dólares han sido donados a la caridad en los últimos 50 años y no han solucionado nada. Donar el 50 por ciento, el 40 por ciento, no arregla nada.

Hasta cierto punto estoy de acuerdo con él. Efectivamente solamente donar el dinero es una medida que puede servir de ayuda durante algún tiempo a los beneficiarios; pero a largo plazo un empleo seguro puede tener mas beneficios a familias completas. Sin embargo, donar una pequeña parte (aunque no sea el 50 por ciento) ayuda muchísimo a personas que verdaderamente necesitan de un pequeño apoyo para poder salir adelante.

En México hay muchas fundaciones que ayudan a determinadas personas. Algunas sin ánimo de lucro que efectivamente esperan de este tipo de apoyos; aunque hay algunas otras con intereses muy raros. Carlos Slim no está obligado por esta iniciativa de Bill Gates para donar su dinero; así que probablemente no lo hará. Ya veremos si al final aporta aunque sea una pequeña parte; aunque lo dudo.

Foto: Wikimedia

Hugo Torres

Mexicano, 22 años, Ing. en Sistemas Computacionales. Más artículos del autor »