De manera casi generalizada la población le recrimina a nuestro mandatario las más de 28 mil muertes que ha habido en el país a causa del crimen organizado. Incluso la noche de ayer mientras veía Tercer Grado, la periodista Denise Maerker se sumaba a esta lista y deba a entender que era peor agarrar a los delincuentes ya que inmediatamente llegaba otro más violento a reemplazarlo.

Desde un inicio muchos han estado en contra de este combate al crimen de Calderón, muchos de ellos nunca han estado de acuerdo en nada que haga él desde las elecciones del 2006 y eso es entendible porque una persona difícilmente simpatizará a toda la población sobre todo si es de un partido político ajeno a su ideología. Lo que me sorprenden son las opiniones de algunos periodistas como Denise que si bien no dijo que era mejor dejar a los delincuentes libres, esto solo fue porque estaba por televisión.

En Michoacán se empezó a acentuar la violencia desde a mediados del 2005; un año y medio antes de que Calderón tomara posesión e incluso un año antes de las elecciones del 2006. Muchos habitantes de la ciudad de Uruapan recordarán las cinco cabezas decapitadas de aventaron en un bar en septiembre del 2006. Hoy se escandaliza un poco la muerte de los alcaldes en Tamaulipas; sin embargo en Michoacán desde julio del 2005 el alcalde del municipio de Buenavista había sido asesinado a tiros.

Recuerdo que durante esa época todos los días mientras viajaba con unos compañeros a estudiar, escuchábamos por la radio día tras día decenas de homicidios muy violentos. El periódico local cambió su nota roja de noticias como "Amenazó a su esposa con un cuchillo" a "Encuentran siete descuartizados frente al Palacio Municipal".

Cuando Calderón tomó el poder, inmediatamente lanzó el Operativo Conjunto Michoacán. Y no, no soy de los que dicen que todo terminó y que somos un estado feliz. Han sido muchos años en los que siguen habiendo muchos episodios memorables por todos los michoacanos y el país entero, como cuando el crimen atacó al ejército en una sangrienta balacera en Mayo del 2007 en Apatzingán, el Michoacanazo del 2009 hasta atentados terroristas como aquella noche del 15 de septiembre del 2008 en Morelia mientras el gobernador de Michoacán, Leonel Godoy celebraba el grito de independencia se lanzaron dos granadas que dejaron ocho muertos y cientos de heridos entre ellos personas que perdieron sus extremidades.

Sin embargo, sin tener cifras oficiales, según mi percepción se puede decir que la cantidad de muertes violentas ha disminuido; pero aclaro, el crimen organizado NO ha terminado.

A lo que voy es que cuando Calderón llegó a la Presidencia, el problema de los miles de muertos en estados como Michoacán, Sinaloa y Baja California ya estaba. Cuando el inició los operativos estos fueron aceptados por buena parte de la población, incluso algunos catalogándolo como héroe porque sentíamos que con el ejército ahora si se acabaría toda la violencia porque la problemática en aquellos días no era muy diferente a la de hoy.

Entonces ¿Es culpable Calderón de los 28 mil asesinatos por el combate al crimen organizado? Mi respuesta es no. Al menos no del total. La tendencia marcaba que la violencia contra el crimen aumentaría se combatiera o no el crimen. ¿Habría menos violencia con otro presidente, en este caso, López Obrador? Puede que no haya sido tan marcada, puede que haya sido peor; eso nunca lo sabremos.

Les dejo el vídeo del programa de Tercer Grado de la noche de ayer para los interesados que no se desvelaron viéndolo.


Me gustaría saber la opinión de ustedes: ¿Consideras a Calderón culpable de estas muertes?

Fotos: Wikipedia

Hugo Torres

Mexicano, 22 años, Ing. en Sistemas Computacionales. Más artículos del autor »