La incursión del presidente Felipe Calderón a Twitter ha causado muchas críticas, incluso desde su propia oficina. Ahora comienzan a surgir reclamos porque el mandatario ha dicho que bloqueará a quien lo insulte:

Bienvenidas todas las opiniones, incluídas las críticas, salvo los insultos. Estos tienen bloqueo automático. Saludos hasta los trolls.

¿Un bloqueo presidencial se consideraría como un atentado contra la libertad de expresión? De acuerdo con el especialista en derechos humanos Sergio Mendez Silva, sí. Según explica el jurista, los usuarios que sean bloqueados en la cuenta de Twitter de Felipe Calderón pueden ampararse bajo violación de los derechos de petición, de información y de libertad de expresión; además que podría presentar una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos por discriminación.

¿No les parece muy quisquillosa esta acción? Para Méndez Silva, dejar pasar una acción de este tipo implicaría sentar un precedente sobre la validez del bloqueo. ¿No se supone que la cuenta de Calderón es de carácter personal? No, porque se ostenta como presidente (no como ciudadano normal), remite al sitio de Presidencia, y las actualización siempre corresponden los lugares o actividades donde el presidente se encuentra en funciones.

Aunque algunos abogados no consideran al Twitter como un medio oficial de comunicación, Silva Méndez considera que este canal de comunicación directa "implica lo mismo que en un acto público, una persona se le acerque y le dé una carta". En lo personal, no me parece correcto que la gente aproveche la red para hacerle llegar insultos (en lugar de críticas, que son diferentes) al presidente; pero si ésta es la opinión popular, el mandatario debería soportar los embates. Bloquear sólo ratifica en la mente de sus detractores que es intolerante y cerrado al diálogo. Después de todo, si recibe halagos o groserías, sólo cosechará lo que ha sembrado.

Imagen: Un chorro de cosas

Pepe Flores

26. Blogger de ALT1040. Coordinador de Vivir México. Hipertextual desde 2009. Escribo sobre cultura pop, medios, política, derechos humanos, propiedad intelectual y diversidad sexual. Fundador de Elocuencia 8080 y Sexenio. Autor de "La nueva cara de Puebla" (Endeavor & UDLAP, 2011). Editor en Polaris Group. Más artículos del autor »