La extorsión telefónica en México ha ido a la alza en estos últimos años. Con la impunidad de la que gozan algunos criminales y el franco pavor de la población ante la idea de un secuestro o asesinato, cada vez es más atractivo, y rentable, iniciarse en las prácticas criminales. La extorsión en México es algo que llega a todos. Sin embargo, como todo crimen, encontró la forma de hacerse más eficiente.

Ahora se han identificado nuevos tipos de extorsión y fraude, fuera del clásico secuestro telefónico y la promesa de un premio para hacer que alguien proporcione datos confidenciales. De acuerdo a la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) advierte sobre nuevos y más riesgosos tipos de fraude y extorsión telefónica.

La nueva tendencia en fraude telefónico es esta: una persona se comunica vía telefónica (ya sea a teléfono fijo o celular) y dirá que está intentando cobrar una herencia en el extranjero, pero que está teniendo muchas dificultades. En ocasiones incluso dirán que de cobrar esa herencia su vida correría peligro. Una vez que la víctima accede a ayudarlos, le pedirán datos de alguna cuenta bancaria para “hacer una transferencia segura.” Lo que pasa en realidad ya todos lo sabemos.

Para evitar caer víctima de un fraude telefónico, la Condusef propone:

  • No proporcionar información confidencial por teléfono, ni por Internet, a menos que haya comunicación directa y verificada con el banco.

  • NUNCA revelar tu dirección, número de cuenta y de tarjeta de crédito o de débito.

  • Tener cuidado en proporcionar datos personales a través de redes sociales o páginas web poco confiables.

  • En sospecha de encontrarse ante un caso fraudulento o extorsión, se recomienda colgar el teléfono inmediatamente.

  • Reportar cualquier caso a la Condusef, al teléfono 01800 999 8080 o acudir a la oficina del organismo más cercana a tu domicilio.

Foto: La cucaracha marina

Ximena Vega

LRI por la UDLAP. Hipertextual (Vivir México) desde marzo de 2010 y abeja obrera de la administración pública (primero en Segob, ahora en una embajada de las grandotas) desde septiembre del mismo año. Mis jefes quieren que les diga que lo que expreso en mis entradas no refleja la opinión de la Embajada de Estados Unidos ni del Departamento de Estado, yo sólo paso la voz... Más artículos del autor »