El rescate de los mineros en Chile ha causado algarabía en varias partes del mundo. No es para menos: después de un par de meses bajo tierra, los esfuerzos del gobierno local -- en conjunto con organismos como la NASA -- han culminado con una exitosa liberación. Con una cobertura mediática sin precedentes ("un gran reality show global. sociedad del espectáculo, eso somos", ha comentado la académica Gabriela Warkentin), el rescate provocó reacciones encontradas en nuestro país. Mientras que por un lado nos unimos a la alegría del pueblo chileno, por el otro, miramos cabizbajos hacia nuestra propia historia sin final feliz: el desastre minero de Pasta de Conchos en 2006.

Principalmente a través de Twitter, muchos mexicanos han recordado con amargura este episodio de la historia reciente, en el que la ambición, la incompetencia y la negligencia se conjugaron en el abandono de 65 mineros. El 19 de febrero de 2006, colapsó una mina de carbón en la región de Nueva Rosita, en Coahuila. Los trabajadores, empleados por Grupo México, quedaron atrapados por la explosión. Aún se desconoce cuál fue la causa exacta del derrumbe.

Tras el colapso, surgieron datos contradictorios sobre la profundidad a la que los mineros se encontraban atrapados. Mientras que el Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros y Metalúrgicos afirmó que se hallaban a 490 metros, Grupo México reviró que la distancia era de 150 metros. En comparación, los mineros chilenos se encontraban a casi 700 metros de la superficie.

Los familiares de los trabajadores revelaron a varios diarios de Estados Unidos que los mineros se habían quejado con anterioridad sobre la alta concentración de gas en la mina, muy por arriba de los estándares legales. La movilización tardía provocó que las esperanzas se diluyeran rápidamente. El gobernador de Coahuila, Humberto Moreira, declaró a la televisión nacional que el servicio de ventilación de la mina aún funcionaba; sin embargo, también afirmó que no había manera de asegurar que el oxígeno estuviera llegando al claustro de los mineros.

Para el 23 de febrero, Grupo México logró llegar al punto donde creían encontrar a dos de los 65 trabajadores. No encontraron a nadie en esa zona, por lo que al día siguiente avanzaron hasta la mitad de la mina, donde esperaban rescatar a un grupo de 24 trabajadores. Tampoco hallaron personas en ese punto. En ese momento, Grupo México anunció que suspendería los esfuerzos durante dos o tres días, ya que la mina tenía grandes concentraciones de gas natural. Paradójicamente, los niveles encontrados durante el rescate eran similares a la condiciones de trabajo originales de los mineros.

Hacia la tarde del 25 de febrero, Grupo México afirmó, basado en un estudio científico, que no había posibilidades de supervivencia de los mineros tras la explosión. Al día siguiente, el gobernador Moreira declarón que la mina se cerraría de manera indefinida una vez que los cadáveres fueran recuperados. Al poco tiempo, salieron a la luz pública informes de huelga de los trabajadores contra Grupo México, en el que se exigía que se revisaran las medidas de seguridad y salud. A pesar de más de 14 protestas previas, el 7 de febrero, la empresa y el sindicato habían certificado a Pasta de Conchos como una mina segura.

Fue hasta el 23 de junio de 2006 que se recuperó el primer cuerpo de los fallecidos en la población. El segundo cadáver fue extraído hasta el 1 de enero de 2007. Aunque se comentó que la empresa Industrial Minera México (también de Grupo México) seguiría con la búsqueda de cuerpos, la misión se canceló. Por el contrario, el examen posterior a la mina demostró que un rescate más rápido habría tenido oportunidades de éxito. La falta en la capacidad de reacción, y el pronto abandono de la esperanza resultaron ser factores en contra de mucho peso.

Las investigaciones posteriores mostraron que Grupo México se vio beneficiado por la tragedia, al modificarse la ley de explotación del metano, la cual impedía a las empresas el uso del gas producido naturalmente en la explotación de minas de carbón. El caso se enturbió mucho más al comprobarse irregularidades como el robo de documentos referentes al caso, o la falta de acciones para mejorar la seguridad laboral tras la explosión.

La excelente labor del gobierno chileno ha vuelto a llamar la atención al caso de Pasta de Conchos, con fuertes críticas hacia el accionar mexicano hace unos años. Mucho se especula que se entorpeció la labor de rescate, pues aún si no se hubieran hallado sobrevivientes, los servicios forenses habrían determinado las causas de la muerte. De este modo, los familiares habrían tenido la opción de demandar a la empresa por las condiciones laborales. Así, mientras Chile (y el mundo) festeja su éxito, nosotros aplaudimos, desde lejos, a los que sí tuvieron el valor y la calidad moral de marcar la diferencia, porque acá en casa no se pudo, ni se quiso.

Pepe Flores

26. Blogger de ALT1040. Coordinador de Vivir México. Hipertextual desde 2009. Escribo sobre cultura pop, medios, política, derechos humanos, propiedad intelectual y diversidad sexual. Fundador de Elocuencia 8080 y Sexenio. Autor de "La nueva cara de Puebla" (Endeavor & UDLAP, 2011). Editor en Polaris Group. Más artículos del autor »