Los científicos del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) de Irapuato están muy cerca de revolucionar la medicina en México. A base de jitomates, han elaborado una vacuna que cura el cáncer cervicouterino.

Este se convertiría en el primer tratamiento para esta enfermedad ya que los existentes son los convencionales: cirugía, quimioteramia y radioterapia. Actualmente solo existen dos vacunas para esta enfermedad, pero son solo preventivas y de alto costo.

El experimento tiene diez años en desarrollo. Ya ha sido probado en ratones con muy buenos resultados y esperan que para abril del año entrante puedan probarlo en humanos y dependiendo de los resultados, se podría producir a gran escala.

Estamos ya diseñando el protocolo con el Hospital de Oncología, el que está en el Centro Médico Siglo XXI del Seguro Social en la Ciudad de México, quienes están muy interesados en el proyecto y entonces ellos van a hacer todo el estudio con pacientes.

El procedimiento que siguen es inyectar a una planta, en este caso el jitomate, con la sustancia curativa. La persona puede quedar inmune a la enfermedad consumiendo el fruto, o bien, los extractos curativos de la planta que ha sido previamente preparada. Sin embargo, no se revela que que propiedades o que función tiene la planta de jitomate en este método.

Así de fácil. Sería increíble que con tan solo comer este vegetal tan típico en México se pueda sanar una de los tipos de cáncer que más mujeres mata en México.

Desde luego habrá que esperar los resultados. Sería de gran relevancia para la medicina del país y la ciencia en México que fueran positivos.

Foto CC: The Ewan

Hugo Torres

Mexicano, 22 años, Ing. en Sistemas Computacionales. Más artículos del autor »