Hace apenas una semana, Francisco Blake Mora anunciaba que el próximo 24 de enero entraría la Cédula de Identidad Nacional, identificación que solo sería para menores de edad. Hoy, el Diario Oficial de la Federación (DOF) ha anunciado que el decreto ha reglamentado la expedición no solo a menores de edad, sino a toda la población. Es decir, también a los adultos.

De esta manera, Felipe Calderón estaría ignorando las solicitudes de instancias como la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), el Instituto Federal Electoral (IFE) y el Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI) de no emitir este tipo de documentación.

Al parecer, esto es un "madruguete" por parte del Gobierno Federal; ya que consejeros y legisladores involucrados en el tema dicen que desconocían los términos del documento publicado hoy en el Diario Oficial de la Federación; situación que lo dejaría muy mal parado ya anteriormente se nos informó que solo sería para los menores de edad.

Estamos analizando el documento y de acuerdo a la información preliminar esto parece un albazo del Ejecutivo a quien está claro que le gana el sentido autoritario.

Personalmente, considero que a los menores de edad les urge una identificación. Debido a la creciente cantidad de delincuentes menores de 18 años, una identificación ayudaría las autoridades a identificarlo con mayor facilidad. Además, serviría para muchos trámites oficiales y hasta eventos deportivos donde es necesario comprobar que es menor de edad para poder participar en determinada categoría.

Sin embargo, para los adultos esta identificación no es tan necesaria. Suficiente tenemos con la credencial de elector. Además, los ciudadanos ni siquiera acudimos a actualizar nuestra credencial cuando estas vencen, como en el caso de las que tienen terminación 03. ¿Tendrán interés estas personas en tramitar una credencial nueva?

No me voy a poner a contar la cantidad de credenciales que necesitaré cada vez que tenga que salir, una más no me estorba en la billetera. Sin embargo, me interesa que el dinero en estas credenciales sea correctamente invertido y no se deseche una vez terminada la gestión de Calderón. Por eso considero que nuestro mandatario debió escuchar la mayor cantidad de consejos posibles y no tomar decisiones tan autoritarias y apresuradas.

Como dijo mi compañera Perla, ¿Tiene alguna finalidad práctica este decreto?. En el caso de los adultos, yo no se la encuentro. Me hubiera gustado que esta identificación se integrara en la credencial de elector. Tal vez así habría muchas menos críticas.

Foto: Vanguardia

Hugo Torres

Mexicano, 22 años, Ing. en Sistemas Computacionales. Más artículos del autor »