Si algo hay que reconocerle a la gestión de Marcelo Ebrard en el Distrito Federal, es que ha impulsado numerosas iniciativas para combatir la discriminación. La cereza en el pastel es promulgación de la Ley para Prevenir y Eliminar la Discriminación del Distrito Federal, mediante la cual se prohibe la exclusión y distinción de personas por apariencia, creencia, opinión u orientación.

Resulta revitalizador ver cómo esta legislación ha sido aprobada, sobre todo ahora que los senadores de Acción Nacional se aferran a no pasar la reforma constitucional al artículo primero sobre preferencias sexuales. Por el contrario, la nueva ley contra la discriminación en el DF aclara, además de las condiciones habituales, unos cuantos puntos interesantes.

  • La ley establece que no se podrá discriminar por género ni por expresión de rol de género, situación que aclara que existe un libre ejercicio de la orientación sexual.
  • También establece que no se puede discriminar por estado de salud, lo que apela directamente al grupo vulnerable de los enfermos de Sida; así mismo, se protege a las embarazadas, quienes suelen ser discriminadas en algunos puestos laborales por su condición.
  • La legislación indica que tampoco se podrá excluir a las personas por tener tatuajes o perforaciones, con lo cual se volvería ilegal la práctica de negarle trabajo a una persona bajo estos motivos.
  • Nuevamente, se estipula que no se puede discriminar por apariencia física o condición social, con lo que se reaviva la discusión sobre la legalidad del NRDA (no reservamos derecho de admisión) en diversos centros nocturnos.

Es cierto que la promulgación de una ley no borra la discriminación de un día para otro, pero sí establece un marco normativo bajo el cual nos podemos regir y exigir nuestro derechos. Menuda lección de civismo que da el gobierno del DF a los legisladores federales del PAN. Ahora habrá que ver cómo se aplica esta ley y si la sociedad está dispuesta a acatar estos preceptos.

Imagen: Proyecto Integrado Argantonio

Pepe Flores

26. Blogger de ALT1040. Coordinador de Vivir México. Hipertextual desde 2009. Escribo sobre cultura pop, medios, política, derechos humanos, propiedad intelectual y diversidad sexual. Fundador de Elocuencia 8080 y Sexenio. Autor de "La nueva cara de Puebla" (Endeavor & UDLAP, 2011). Editor en Polaris Group. Más artículos del autor »