Hace unos días los comentaristas del programa Top Gear, de la British Broadcasting Corporation (BBC) tuvieron la ¿mala suerte? de hacer uso de varios clichés sobre los mexicanos para reseñar el desempeño de la estrella brillante de la industria automotriz en México. En este programa, el auto deportivo Mastretta MXT fue comparado con un mexicano gordo, flatulento y bueno… ya todos saben cómo fueron los insultos.

Evidentemente, las protestas no se hicieron esperar. Como buenos mexicanos podemos burlarnos cuanto queramos de nuestro país, pero ¡cuidado con que alguien más lo haga! Además de la ya famosa carta del embajador mexicano, Eduardo Medina Mora (a quien probablemente recuerdan por su actuación estelar como titular de la Procuraduría General de la República), diversos funcionarios y personalidades varias aprovecharon la ocasión para quejarse y, por qué no, ganar un poco de notoriedad:

  • La secretaria de turismo, Gloria Guevara, acusó a los conductores de Top Gear y a los directivos de la BBC de no saber siquiera cómo es México. Además mostró su apoyo a la exigencia de Medina Mora acerca de una disculpa pública por parte del personal involucrado en tal afrenta al orgullo nacional. De paso aprovechó para promocionar divulgar los resultados de un estudio realizado entre 51 países y más de 680 mil marcas en el cual México sale muy bien parado.

  • Por su parte, el Instituto Mexicano de la Radio (IMER) decidió vetar a la BBC. Esto significa que no transmitirían contenido o información proveniente de dicha corporación en los espacios del Sistema Nacional de Noticiarios. Poco les duró el gusto, pues poco tiempo después se retractaron y hasta ahora, el convenio implícito entre la BBC y la IMER sigue en pie.

  • El Congreso de la Unión no se quedó atrás. Nuestros queridos diputados no se podrán poner de acuerdo para cosas sin importancia como la reforma política o el presupuesto anual, pero cuando se trata de defender el honor nacional, están en primera fila. Diputados de todos los partidos expresaron su apoyo a la petición de Medina Mora y anunciaron que ya se está preparando un documento oficial que se enviará no a los productores del programa y tampoco los directivos de la BBC, sino al mismísimo gobierno británico.

  • Eso no es todo, en Inglaterra, las fuerzas mexicanas también se movilizan. Iris de la Torre contrató al despacho de abogados Equal Justice para llevar su demanda de un millón de libras esterlinas contra la BBC. De la Torre también exige que se retire del aire a Top Gear, el programa infractor. No es por descalificar su esfuerzo, pero realmente quisiera saber qué tiene planeado para ese millón de libras, en caso de que gane.

Además, el mismo gobierno británico ha presionado a los directivos de BBC para dar una respuesta a la embajada mexicana. A los miembros de la Cámara de los Comunes (similar a nuestra Cámara de Diputados) todo esto les huele a “desastre de relaciones diplomáticas” y quieren hacer todo lo posible por remendar el daño hecho antes de la visita del viceprimer ministro Nick Clegg a tierras mexicanas. ¡Vaya! No vimos respuesta tal ni cuando WikiLeaks divulgó que el gobierno estadounidense no confiaba en el mexicano… y eso sí que era ofensivo.

Curiosamente, uno de los pocos que no se ha quejado de manera abierta es el principal agraviado. Daniel Mastretta, creador del Mastretta MXT, declaró que los insultos no estaban dirigidos hacia su producto. ¿Y por qué debería quejarse? Desde que este problema salió a la luz, no sólo #TopGear es uno de los trending topics más populares en Twitter, también lo es #Mastretta. En definitiva: a la par de la publicidad negativa (pero a fin de cuentas, publicidad) que está recibiendo Top Gear entre mexicanos que jamás habían oído de tal programa, se encuentra la cobertura positiva de medios nacionales e internacionales al Mastretta MXT.

Por mi parte, tampoco creo que deberíamos reaccionar de esta manera. Claro, es ofensivo e hiriente que alguien ajeno a tu país se exprese así de tu gente pero, ¿no hacemos nosotros lo mismo todo el tiempo? ¿Acaso no hemos visto por décadas como diferentes cadenas transmiten programas que se burlan de quien se cruce en su camino? ¿Y los chistes de gallegos? ¿Y los de gringos? ¿Y los de negros?

Además, debe haber una mejor forma de rebatir estos insultos: con acciones e inteligencia. México no necesita una disculpa pública por parte de Top Gear, necesita dejar de hacerse la víctima y demostrar con acciones que no somos un país de “gordos , irresponsables y flatulentos,” sino un país que, a pesar de las adversidades, cuenta con un gran capital humano. Tan sólo pensemos por un momento en los mexicanos residentes en Gran Bretaña, que son nuestros principales embajadores en dicho país (lo siento señor Medina Mora). Javier Hernández es uno de los mejores novatos que se han visto en la historia del Manchester United y Carlos Fuentes, escritor mexicano, pasa la mitad de su año viviendo en dicho país. También los artistas plásticos Gabriel Orozco, Rafael Lozano Hemmer e Hilda Anaya Sotelo residen en Gran Bretaña y exponen su obra con regularidad en los museos Tate Modern, Manchester Art Gallery y en los Jardines del Parlamento, entre otros.

Al final del día, lo más importante de un insulto es cómo reaccionamos ante él. Pero incluso en este aspecto, los mexicanos estamos quedando ante el mundo como un montón de vengativos que no tienen nada mejor ni más importante que hacer que levantar quejas contra cualquiera que se atreva a ofendernos. En el caso de Top Gear, esta no era la primera vez que hacían algo parecido y lo más probable es que no fuera nada personal contra los mexicanos, ¿y qué tal nuestra respuesta?

Imágenes: Marco Colín | Motorfull

Ximena Vega

LRI por la UDLAP. Hipertextual (Vivir México) desde marzo de 2010 y abeja obrera de la administración pública (primero en Segob, ahora en una embajada de las grandotas) desde septiembre del mismo año. Mis jefes quieren que les diga que lo que expreso en mis entradas no refleja la opinión de la Embajada de Estados Unidos ni del Departamento de Estado, yo sólo paso la voz... Más artículos del autor »