Aunque la propaganda turística sigue promoviendo al México paradisiaco y salvaje retratado en las crónicas del barón Alexander von Humboldt, los titulares sangrientos y las alertas emitidas por varios gobiernos extranjeros comienzan a borrarle la parte paradisiaca para únicamente dejarle lo salvaje a la imagen de nuestro país en el mundo. El turismo, tercera fuente de ingresos más importante para la economía del país, comienza a sufrir las consecuencias de la violencia, reportando desplomes en el sector hotelero del puerto de Acapulco durante lo que tradicionalmente era su época de bonanza.

Hoteles operando a baja capacidad, antros vacíos y restaruantes cerrados constatan la ausencia de los springbreakers en el puerto que otrora pusiera las playas de México en el mapa del turismo internacional. José Cedano Galera, presidente del Colegio de Licenciados en Turismo, achaca este fenómeno al mal manejo que ha tenido la imagen de nuestro país más allá de las fronteras y la lentitud que mostró el gobierno para atender el caso de los 22 michoacanos desaparecidos el año anterior en este punto turístico.

Según las estadísticas de la Secretaría de Turismo municipal, las cifras comenzaron a descender desde 2006. La ocupación hotelera durante el mes de marzo --periodo que coincide con el spring break que dan las universidades norteamericanas-- ha decaído a 47.8 en los últimos cuatro años, siendo el 2010 "el peor año" según las operadoras de viaje. Hoteles como el Playa Suites, promocionado bajo el slogan “la casa de los springbreakers”, ha tenido una ocupación de únicamente 10% de sus de 500 habitaciones, otros recintos han reportado que en este año han dejado de contratar alrededor de 100 trabajadores eventuales, resultando al menos 400 empleos menos e iniciando una cadena de sinsabores económicos en la población del puerto.

La titular de la Secretaría de Turismo, Gloria Guevara, señaló que a pesar de las alertas que el gobierno estadounidense ha enviado a sus ciudadanos, nuestro país continúa recibiendo nutridos grupos de esta clase de turistas, provenientes de dicho país y Canadá. Según sus cifras, Puerto Vallarta, Los Cabos, Cancún y la Rivera Maya son los favoritos este año, destacando la costa tapatía con un incremento de 100% en la llegada de springbreakers. Asimismo, Guevara aseguró que la llegada de turistas nacionales y extranjeros a estas latitudes de sol y arena crecerá un 15%. Sin embargo, de Acapulco, parece que ni siquiera se acuerda María bonita.

La importancia de estas aves de temporada que son los springbreakers se resume en la derrama económica que dejan a su paso, pues pesar de los desmanes y dolores de cabeza que representan para las autoridades de los centros turísticos, se estima que aproximadamente cada uno de ellos gasta 60 dólares diarios. Sólo en 2010 la famosa derrama económica que dejaron esto especímenes de diminutos bikinis y moral relajada alcanzó los 12,500 millones de dólares.

Como una medida para proteger este sector de la economía con miras a volverlo sustentable, la Secretaría de Turismo y la Universidad Nacional Autónoma de México lanzaron la convocatoria para diseñar la campaña turística "Creatividad apra México 20011", que busca involucrar a estudiantes de Mercadotecnia y Comunicación, así como a agencias de publicidad, en las maniobras para el repunte del turismo en México, afectado como ya se dijo líneas arriba por la imagen de alta inseguridad y epicentro de violencia que nuestra nación se ha forjado al exterior.

También, como una medida para posicionar a nuestro país entre los primeros cinco destinos hoteleros del mundo (actualmente ocupamos el décimo), la Secretaría tiene contempladas giras por Alemania y Andorra para captar al público europeo, tal y como sucedió con las campañas publicitarias lanzadas en Brasil, que resultaron, a decir del director de Expansión de Brasil, Roberto Vertemati, un éxito total, pues ahora en el país de la Samba "todos los brasileños quieren ir a México, quieren ir a ese polo turístico".

Sin embargo, aunque se haga una limpieza profunda de nuestra imagen al exterior, se necesitan más que liftings e inyecciones de botox en la cara que damos al mundo. Mientras la violencia y la inseguridad sigan pululando, uno a uno los diversos sectores económicos del país irán cayendo como fichas de dominó. Llama la atención que en las declaraciones de la titular de la Secretaría de Economía no se haga ni la mínima mención del puerto de Acapulco, otrora epicentro del jet set internacional, y hoy en vías de ser ruinas que sólo recordamos entre el polvo de películas y canciones nostálgicas. Acuérdate de Acapulco, María Bonita...

Foto: Escapadas de fin de semana

Ismael Flores

Mexicano, 27 años, egresado de la maestría en Letras Iberoamericanas. Actualmente se desempeña como freelancer editorial y el novio que tu mamá odiaría tuvieras. Más artículos del autor »