Yo soy de los que piensan que cualquier medio es bueno para acercarse a la cultura, por lo tanto, me pareció una gran noticia la presentación del cómic “La nueva historia mínima de México”, el día de ayer en Pachuca. En estas publicaciones, a cargo del Colegio de México y la Editorial Océano, se cubrirán los dos principales eventos que marcaron el curso de la historia de nuestro país: la Independencia de México y la Revolución Mexicana.

En la presentación de la historieta estuvieron el guionista Francisco de la Mora y el ilustrador Jorge Aviña, quienes destacaron las ventajas de contar la historia mediante la novela gráfica pues, en ocasiones, la narrativa usando imágenes acompañadas de poco texto puede resultar más atractiva y fácil de digerir que información a través de una gran cantidad de palabras. Además, el cómic puede ser usado para atraer nuevos lectores o para refrescar el conocimiento de los que se hayan distanciado un poco de la historia.

Cabe mencionar que “La nueva historia mínima de México”, en su versión de libro ilustrado, se encuentra disponible desde hace poco más de un año en el sitio web de la Secretaría de Educación del Distrito Federal, y podemos descargar las más de 500 páginas de manera gratuita en versión PDF. Los volúmenes que integran esta serie de historietas son:

  • “La Revolución”, original de Javier Garciadiego.
  • “La Independencia”, de Josefina Zoraida Vázquez.
  • “El México antiguo”, de Pablo Escalante Gonzalbo.
  • “La Colonia”, de Bernardo García Martínez.
  • “Las Reformas Borbónicas”, de Luis Jáuregui.
  • “La Reforma”, de Josefina Zoraida Vázquez.
  • “El Porfiriato”, de Elisa Speckman Guerra.
  • “El último tramo”, de Luis Aboites Aguilar.

Leer un cómic puede constituir una manera fresca de recordar los episodios que componen la línea del tiempo de la rica historia nacional, como el grito de Dolores, la entrada del Ejército Trigarante a la Ciudad de México, la Guerra de los Pasteles, entre tantas anécdotas que forman las nutridas páginas de los libros de historia.

Cuando de la historia de México se trata, es importante que tengamos la mayor cantidad de información –acertada- posible. Ya sea que la obtengamos a través de la escuela, libros, documentales, exposiciones, etc., entre mayor cultura atesoremos, podremos saber mejor quiénes somos, tomar decisiones correctas sobre hacia dónde queremos ir y evitar que nos vendan humo.

Foto | Secretaría de Educación GDF