El día de ayer, la juez federal Blanca Lobo Dominguez, ordenó suspender la proyección de Presunto Culpable, documental recién estrenado en los cines mexicanos que narra el caso de Toño y su juicio por un crimen que según él no cometió.

Desde su anuncio en las salas de los cines de nuestro país, Presunto Culpable estaba destinada a ser una de las películas más controvertidas en el 2011, ya que pone en entredicho al sistema judicial mexicano al mostrar en pantalla grande todos los errores e irregularidades que cometieron en este caso en particular.

Pero ante el asombro de muchos, la película tendrá que ser censurada a partir de hoy por un tiempo indefinido, debido a un amparo avalado por la juez antes mencionada. Esto hace levantar varias sospechas sobre el trasfondo que rodea a este documental:

El Documental

Presunto Culpable es un documental realizado por Roberto Hernández y Layda Negrete, que tras mucho tiempo de esfuerzo y dedicación logran mostrar la historia de Antonio Zúñiga, conocido dentro del rodaje como Toño y quien es acusado del asesinato de Juan Carlos Reyes Pacheco en la delegación Iztapalapa del Distritio Federal.

Durante el documental se muestran varias irregularidades cometidas en todo el proceso jurídico, que ponen en duda la culpabilidad del acusado para los realizadores del largometraje, pero no así para las autoridades, quienes con el señalamiento de un sólo testigo ocular, logran detener al sospecho y encarcelarlo. De ahí la historia se centra en las pruebas, los comentarios de la gente, entrevistas al acusado, así como coartadas y las fallas en el sistema judicial, quienes parecieran querer tener un encarcelado más con el afán de saciar la sed de justicia que impera en nuestra sociedad.

Cabe recalcar que para la realización del documental existen varios elementos que no suceden normalmente en un juicio tradicional, pero ello no significa que no sea una historia verídica, por mencionar algunos ejemplos tenemos:

  • Los juicios en México son prácticamente privados, salvo contadas excepciones, convirtiendo a este juicio en pantalla, como el más público en la historia del país.
  • El comportamiento del tribunal ante las cámaras es diferente debido a la presencia de las mismas, incluso en la vestimenta y la presencia del juez.
  • El juez normalmente no preside ninguna audiencia, en este caso estuvo presente durante todo el rodaje.
  • El registro visual también ofrece información al público para permitir evaluar el procedimiento y el resultado del juicio.

Como podemos ver, no tenemos que creernos todo lo que se mira en la cinta. Si bien todos debemos estar de acuerdo con la intención de mejorar el sistema de justicia de nuestro país, es necesario saber que son pocos los juicios que tienen un proceso como en la cinta, generalmente son peores.

Cabe mencionar que la cinta ya llevaba un año luchando por ser distribuida en nuestro país, mientras ganó diferentes premios y reconocimientos a lo largo del globo. Esto generó una audiencia de millones de espectadores internacionales, no así mexicanos, quienes se quedarán con las ganas de ver la película al menos por un tiempo.

El amparo y la censura

Como ya mencionaba al inicio de la nota, el día de ayer se decretó la censura provisional del documental, gracias al amparo presentado por Victor Manuel Reyes Bravo, testigo ocular del asesinato y criticado durante el largometraje; donde alega que él no dio el consentimiento para que se exhibiera su imagen ante las cámaras así como un posible daño moral.

Familiares del occiso en la película exponen que Presunto Culpable sólo muestra una realidad parcial del caso, además de que en ningún momento dieron permiso sobre los derechos de imagen del familiar fallecido así como la imagen de cualquier otro familiar que pudiera aparecer en la cinta.

Por lo tanto se mantendrá en suspensión provisional la difusión del documental, hasta que la juez resuelva si se han violado algún tipo de garantías de los agraviados, confirmando o revirtiendo la decisión de retirar el documental de als salas de cine. Mientras tanto el tiempo de espera podría extenderse hasta por seis meses hasta que se resuelva el juicio de amparo.

Hasta aquí, honestamente le doy la razón a todos los familiares de la víctima, quienes pueden ser tachados de malos y mal intencionados con "Toño" pero están en su derecho de exigir respeto, sobretodo si no se les pidió permiso de difundir su imagen o la de su pariente fallecido. Tampoco olvidemos que ellos también son víctimas del sistema de seguridad y han perdido a un familiar por lo que están en todo su derecho de exigir justicia.

Pero el problema radica en que Victor Manuel Reyes Bravo, principal promotor del juicio de amparo, ni siquiera esta representado por un abogado, lo que hace despertar varias sospechas sobre si existe alguien detrás de tan comentada censura.

Las sospechas

Esta claro que no hay que pensar mucho para poder llegar a varias conclusiones, la principal y que anda en prácticamente boca de todos es que el sistema judicial no quiere que se saque a la luz todas la irregularidades en su administración y su forma de resolver los juicios. Ya que en varios países ya se están cuestionando los métodos utilizados, así como un posible incumplimiento de derechos humanos que impone la Iniciativa Mérida, además si de por si ya existía una mala imagen y desconfianza que tienen los mexicanos para con sus sistemas de seguridad, el documental abre los ojos aún más al pueblo.

Las respuestas a este caso no se han hecho esperar, incluso el Gobierno Federal se ha deslindado de la censura y está a favor de que se proyecte el largometraje, así mismo el jefe de gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, impugnará la resolución de la juez con tal de que el documental pueda seguir en exhibición. Finalmente el tema en Twitter ya se ha vuelto trending topic nacional, mostrando la indignación de muchos mexicanos ante este caso.

Y tú, ¿qué opinas sobre todo el caso de Presunto Culpable? Queremos saber tu opinión.

Foto: Cartel Presunto Culpable

Alejandro Ortiz Sotomayor

Arquitecto, pseudo-diseñador, pseudo-fotógrafo. Apasionado por el arte, la publicidad y la comunicación, pero no hay mayor pasión para mí que el futbol. Más artículos del autor »