La polémica en torno a Presunto Culpable continúa en los juzgados. Ahora, el Sexto Tribunal Colegiado en Materia Administrativo ha ordenado revocar la suspensión de proyección del documental. Los magistrados han determinado que, en efecto, retirar la película de las salas va en contra del interés social y el orden público.

La exhibición de Presunto Culpable ha causado controversia desde que la juez Blanca Lobo ordenó, mediante un amparo, que se retirara provisionalmente del cine, a petición de Víctor Reyes. De inmediato, muchos sectores se pronunciaron en contra de un acto de aparente censura, aún cuando jurídicamente no se podía comprobar. Inmediatamente, Roberto Hernández, realizador del documental, pidió que se revocara dicha orden y se permitiera la proyección.

La gente reaccionó difundiendo el documental por otros medios, sobre todo Internet. No obstante, Hernández solicitó (y consiguió) que Presunto Culpable se quitara de YouTube, aún cuando el documental había superado las 260 mil vistas. En un acto contradictorio, el abogado acusó censura a su trabajo, pero él mismo evitó que miles de personas accedieran a él. Hernández nos invita a ver la porquería del sistema judicial... pero sólo si pagamos un boleto de cine.

Al final, la proyección de Presunto Culpable se ha convertido simplemente en un circo, un montaje. No sé ustedes, pero a mí me queda un sabor amargo después de tantos dimes y diretes. Yo sólo me pregunto si Roberto Hernández se habrá dado cuenta que, con tanto drama, nos ha hecho también sospechar de los que denuncian. Cierro con un fragmento de un texto excelente de Geraldina González de la Vega al respecto:

Abogados con Cámaras le hacen flaco favor a la incipiente justicia mexicana, muestran por un lado, que puede lucrarse con ella al estrenarla con alfombras rojas y exhibirla en Cinemex, Cinépolis y festivales de cine; y por el otro, que la justicia puede hacerse a través de los medios. Muy á la García Luna. Después de todo, nos convencieron de que José Antonio Zuñiga era inocente, pero ninguno de nosotros conocimos el caso completo ni vimos el expediente entero...

“Presunto Culpable” y quienes gritan ¡censura! confirman lo que ya sabíamos: que en México la justicia es elitaria –“¿cómo un “jodido” con apenas 5to de primaria puede interponer un amparo?” “Tiene que haber intereses detrás de la defensa de su dignidad y su honra -–¡si no tiene! dirían unos”- y nos muestra también, que hay causas más importantes que uno –“La exhibición comercial del documental es mucho más importante que el derecho a la imagen y la dignidad de Víctor Reyes, ¿cómo se atreven a suspenderla por un “naco”?”-. La verdad es que ¡Qué miedo!

Pepe Flores

26. Blogger de ALT1040. Coordinador de Vivir México. Hipertextual desde 2009. Escribo sobre cultura pop, medios, política, derechos humanos, propiedad intelectual y diversidad sexual. Fundador de Elocuencia 8080 y Sexenio. Autor de "La nueva cara de Puebla" (Endeavor & UDLAP, 2011). Editor en Polaris Group. Más artículos del autor »