Una vez más Jalisco se perfila entre los estados que están presentando una problemática muy grave en un sector en formación: la discriminación en escuelas por profesar otra religión.

Al mometo de darlo a conocer, el titular de la Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco, Felipe de Jesús Álvarez Cibrián comentó que tienen varias quejas de diferentes planteles donde a los niños por no tener una creencia específica, se les ha reprobado, maltratado verbalmente e incluso, enfrentado ante la burla pública de sus compañeros.

Por ejemplo, en la celebración del día de muertos que no todas las religiones lo celebran, en escuelas es tomado como efemérides y se le pide a los niños hacer trabajos entorno al tema, pero los que se niegan a hacerlo con su debida disculpa son enfrentados ante la diferencia con los otros.

Los profesores involucrados tendrán que dar una explicación exhaustiva pues como lo comento en el título, los niños no saben qué es la discriminación hasta que alguien más se los inculca y hace de esta práctica un cotidiano.

Para saber cuáles son los niveles de discriminación en escuelas de educación básica, la Secretaría de Educación realizó una encuesta en la que se arrojan datos para tomar medidas preventivas, pues se muestran altos niveles de intolerancia a la pluralidad, como son:

  • A el 51% de los alumnos de entre 15 y 19 años rechazan a compañeros con una religión distinta a la que profesan.
  • A el 54% de los adolescentes no le gustaría tener a un compañero que padeciera VIH/Sida.
  • A el 52.8% no le gustaría tener a un compañero con preferencias sexuales distintas.
  • El 51% a un compañero con discapacidad.
  • El 49% a un indígena.
  • Y a un 35% no le gustaría convivir con un compañero que pertenezca a un partido político diferente al que prefiere.

Y me pregunto ¿realmente saben lo que es todo esto que no les gusta? Yo creo que difícilmente pueden explicar que es que un compañero tenga preferencias diferentes, sida o que prefiera otro partido político, pero todas estas costumbre de odio son aprendidas y reflejadas en su entorno más próximo, la escuela.

Al igual que Álvarez Cibrian yo creo que este nivel de intolerancia sólo es posible por que la educación en derechos humanos se está dejando de lado y tanto en casa como en escuela estamos formando niños que discriminan porque éso ven a su alrededor: discriminación en casa y en las aulas.

Recordemos que en todo el país el bullying o la discriminación tiene niveles muy altos, pero es más preocupante si se desarrolla por medio de excusas como "el credo diferente" en las escuelas, pues en corto y mediano plazo puede generar grandes problemas de violencia escolar.

Imagen: woodleywonderworks

Perla Cristal Gomez

Comunicadora, amante de las mascotas. Encargada de divulgación en una sociedad protectora de animales y ñoña profesional. Más artículos del autor »