Todos amamos a nuestras mascotas y, salvo algunas vergonzosas excepciones, la mayoría de los humanos nos derretimos con los animales y seríamos incapaces de hacerles algún daño. Por desgracia, la situación de los perros y gatos de la calle está a punto de llegar a límites insostenibles en la Ciudad de México y las únicas soluciones que se le ocurren al gobierno de la ciudad son alarmantes, cuando menos.

A raíz del decreto para sacrificar a más de tres mil perros, diferentes organizaciones de la sociedad civil unieron fuerzas para proponer alternativas a dicha matanza y reformas a la forma en la que se manejan los albergues de la ciudad. Estas voces se unieron a la propuesta de pago de tenencia para mascotas que circulaba por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) desde hace tiempo.

Al respecto, la diputada del PRD, Maricela Contreras Julián aclaró que esta reforma, además de la controversial tenencia, incluirá otros puntos:

  • Pago de impuesto por posesión de mascotas en la Ciudad de México.
  • Cambiar el método de sacrificio en las perreras, de electroshock a la sobredosis de barbitúricos, con el fin de evitar sufrimiento innecesario en el animal.
  • Plan estandarizado de infraestructura para el manejo de desechos fecales –de animales, ¿eh?- en parques y espacios públicos.

Además, la legisladora expresó que la primera semana de mayo una comisión de la ALDF se reunirá con al menos diez organizaciones para pulir la propuesta de reforma y escuchar sus ideas para mejorar la situación de animales de la calle y mascotas por igual en el Distrito Federal. Sin embargo también declaró que ve difícil que la tenencia de mascotas sea bien aceptada entre los defeños y tiene razón. Uno podría pensar, ¿por qué pagar impuesto por mantener bien cuidada a una mascota y no una multa por hacer lo contrario?

En lo personal, no me molestaría pagar dicho impuesto, y creo que ayudaría a crear conciencia en las personas que están a punto de adquirir una mascota sobre la responsabilidad que esto implica. Pero también opino que cualquier beneficio que esta disposición pudiese acarrear sería a un muy largo plazo. En un primer momento, podría incluso fomentar el abandono de más mascotas, ante la imposibilidad de sus dueños de pagar dicho impuesto.

Por otro lado, al igual que en los autos, podría aplicarse dicho impuesto a perros de lujo. Es decir, se puede fomentar la adopción de perros de la calle mediante un incentivo fiscal a aquellos que adopten o bien, aplicar el cobro de tenencia a aquellos que promuevan la cría de más perros. También se podría hacer deducibles de impuestos los pagos por esterilizaciones tanto en perros como a gatos de ambos sexos, para ayudar no sólo a dueños, sino a organizaciones de protección animal.

Finalmente, ¿por qué aún no se propone el pago de multas más fuertes por maltrato y abandono a animales?

Imagen: Publímetro

Ximena Vega

LRI por la UDLAP. Hipertextual (Vivir México) desde marzo de 2010 y abeja obrera de la administración pública (primero en Segob, ahora en una embajada de las grandotas) desde septiembre del mismo año. Mis jefes quieren que les diga que lo que expreso en mis entradas no refleja la opinión de la Embajada de Estados Unidos ni del Departamento de Estado, yo sólo paso la voz... Más artículos del autor »