Apenas pasamos el 10 de mayo entre celebraciones, suspensión de actividades y algunos con nuestra mamá, y las reflexiones se hacen presentes. En nuestro país es sumamente difícil ser mamá pues al menos 4 de cada 10 madres de familia casadas o viudas han sufrido violencia por parte su pareja y esto repercute en el desarrollo emocional, físico e incluso sexual de los hijos.

Lo sorprendente es que a pesar de las políticas para proteger a la mujer, en nuestro país aún hay eventos y días de la familia donde por definición la familia es aquella que está formada por padre, madre e hijos ¿y las madres solteras y divorciadas no tienen una familia? Yo creo que sí y muchas veces de mejor calidad, pero esto es sólo cuestión de ideologías.

Ser madre en nuestro país implica también un riesgo: según cifras de la Secretaría de Salud federal durante el año 2009 murieron 63 mujeres por cada mil nacimientos, esto debido a las complicaciones del embarazo, parto o simplemente porque no tuvieron una adecuada atención médica. Pero también ser madre en nuestro país implica a un sector que no debería de estar en esta condición: las adolescentes.

Se reporta que durante el año 2010 en nuestro país había 29.2 millones de madres que podían tener la entre los 12 años hasta 35 años, pero la población que creció exponencialmente haciéndose madres fueron las niñas de 12 hasta 21 años y sumando el total de 693 mil habitantes.

Ahí es donde podemos notar un gran problema poblacional, pues si cada vez las mujeres tienen hijos a más temprana edad se denota un grave problema de educación sexual que año tras año aumenta y no ha podido ser corregido.

Según el INEGI las mujeres mexicanas tienen a su primer hijo entre los 21 y 22 años, casi tres cuartas partes de ellas contraen nupcias o viven con sus parejas, mientras sólo la quinta parte de esta población son viudas, separadas o divorciadas y casi 1.8 millones de mujeres deciden ser madres solteras.

Lo cierto es que cada vez se reduce el número de hijos por mujer y aun las que tuvieron más de 6, desearían tener menos para darles mejores condiciones de vida, es un hecho que el número de hijos que cada familia tiene se está reduciendo.

Una cifra importante es la de las madres que trabajan: aproximadamente el 59.7% de las mujeres que son madres también son trabajadoras y sólo el 28.9% recibe un sueldo por nómina. Un 28.9% de ellas decidieron establecer un pequeño negocio o dedicarse al comercio informal para poder mantener a su familia y sólo un 8.5% no tienen remuneración por cuestiones como vivir con sus padres, suegros o depender de lo que gana su esposo.

Por esto y todas las características que sabemos poseen las madres mexicanas, podemos decir que ser mamá en nuestro país es cosa seria y aun así cada día hay más mujeres esperando por la oportunidad de ser madres y completar o cambiar sus vidas.

Imagen: ttzitziki

Perla Cristal Gomez

Comunicadora, amante de las mascotas. Encargada de divulgación en una sociedad protectora de animales y ñoña profesional. Más artículos del autor »