En una final histórica y de ensueño, la selección nacional sub 17 ha logrado salir victoriosa ante su similar de Uruguay con un marcador de dos goles a cero. Con esto, México consigue su segundo campeonato mundial en este deporte. El primero fue conseguido por esta misma categoría en 2005 en Perú.

La actuación de la selección fue de película. En el partido inaugural recibió un gol en los primeros dos minutos, y los jóvenes mexicanos fueron capaces de recuperarse de todos los pequeños tropiezos y lograr ganar siete de los siete partidos disputados. Entre ellos se encuentra la inolvidable actuación en semifinales ante Alemania, logrando recuperarse de un marcador adverso y remontar con un gol olímpico y otro de chilena para vencer por primera vez en la historia a la selección alemana.

La pregunta que deberíamos hacernos es, ¿este es el reflejo de una generación de jóvenes que revolucionará el país? Los chavos han demostrado que han logrado eliminar esos fantasmas que han acompañado a los mexicanos en diversos deportes. Esa mentalidad tan débil que suele derrumbar a nuestros deportistas ante los grandes equipos parece que se ha esfumado. Al menos en los jóvenes. Y es que el deporte es solo un reflejo, el complejo de inferioridad que tenemos los mexicanos nos acompaña en gran parte de nuestra vida cotidiana.

El jóven mexicano está creciendo con otra mentalidad. Una mentalidad fuerte, ganadora y acorde al potencial de nuestro país. Esa actitud que reflejó la selección, de sobreponerse a las adversidades y de luchar hasta el final, me hace pensar que en el futuro nuestro país estará en mejores manos que como lo tenemos ahora.

Mientras son peras o son manzanas, una felicitación a la selección mexicana sub 17, han demostrado que ¡sí se puede! Esperemos sirvan de inspiración a muchos otros jóvenes mexicanos. No solo en fútbol, sino en todos los deportes y todas las disciplinas.

Foto: MedioTiempo

Hugo Torres

Mexicano, 22 años, Ing. en Sistemas Computacionales. Más artículos del autor »