La glorieta de los Insurgentes --ubicada en el corazón de la ciudad de México--, es uno de los espacios más codiciados por las agencias publicitarias. Según cifras del gobierno capitalino, cerca de un millón de personas confluyen diariamente en sus 2 mil metros cuadrados. Considerada por la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) como el primer nodo publicitario dentro de su programa de reordenamiento, esta glorieta podría convertirse en la primera galería monumental de arte urbano en nuestro país y toda América Latina.

Agrupados en la asociación civil Fiesta Viva México, artistas plásticos de diversos centros han propuesto a las autoridades capitalinas convertir este punto de encuentro en una inmensa galería de arte contemporáneo, donde los espacios publicitarios estarían integrados como parte de las obras a exponerse en los muros de la estación de metro Insurgentes y los edificios aledaños a la glorieta. Muchos de los cuales --dicho sea de paso-- están en franco abandono. ¿Te imaginas cómo se vería la glorieta de Insurgentes convertida en un inmenso museo al aire libre? Esta agrupación ha comenzado a difundir algunas intervenciones digitales para que nos vayamos dando una idea.

Además de rescatar el paisaje urbano, esta iniciativa busca proyectar el trabajo de artistas jóvenes e involucrar al sector privado en el mundo del arte a través de su mecenazgo. En la propuesta que la asociación ya hizo llegar al jefe capitalino, Marcelo Ebrard, se detalla que la participación del sector privado sería a través de incluir su logotipo en las obras monumentales, financiando así la creación de estas intervenciones plásticas, que incluirían manifestaciones artísticas como la pintura, fotografía y escultura; pero también dándose a conocer como una empresa interesada en patrocinar el mundo del arte.

Para lograr este fin, se llamaría a la creación de un consejo ciudadano encargado de cuidar y administrar esta enorme galería. Para ello, se invitaría a al "Consejo de la Publicidad Exterior, las autoridades capitalinas y federales de cultura, turismo, desarrollo urbano y vivienda, protección civil, escuelas de arte, como la Academia de San Carlos, la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la Universidad Nacional Autónoma de México y La Esmeralda, además de representantes de la sociedad civil". Un proyecto sumamente ambicioso que, de ser aprobado, le cambiaría el rostro a una de las aristas más transitadas de la ciudad y que, a través de los años, ha ido cayendo en el descuido, a pesar de ser, históricamente, un epicentro artístico.

Imagen: Arturo Alvar | La Jornada

Ismael Flores

Mexicano, 27 años, egresado de la maestría en Letras Iberoamericanas. Actualmente se desempeña como freelancer editorial y el novio que tu mamá odiaría tuvieras. Más artículos del autor »