En 2005, el satélite de la NASA Upper Atmosphere Research Satellite (UARS) fue dado de baja debido a que se quedó sin combustible. Como muchos otros satélites que quedan obsoletos, su destino es caer a la tierra tarde o temprano.

Algunos de ellos, al pasar por la atmósfera, se desintegran en varios trozos; como fue el caso de UARS. Es difícil deducir con exactitud la zona en la que caerá. Puede ser en el océano, en el desierto o incluso en una ciudad. Afortunadamente, a más de 50 años del lanzamiento del primer satélite artificial, nunca se ha registrado que una persona haya salido lesionada por un trozo caído del cielo.

El UARS está por caer a la tierra. Los científicos de la NASA están estudiando dónde caerán los restos de este satélite. Según sus cálculos, algunos de estos trozos podrían caer en México el próximo viernes 23 de septiembre.

Aunque las probabilidades de que el satélite impacte a una persona es de 1 entre 3mil 200; aún existe la posibilidad que dejar daños materiales si alcanza una zona poblada. Los estados en los que podrían caer fragmentos son Sonora, Sinaloa, Durango, Nayarit, Jalisco, Michoacán y Guerrero.

Los días 21, 22 y 23 se podrá ver el satélite desde el centro de México en los siguientes horarios:

  • 21 de septiembre 7:10 de la mañana, justo en el amanecer
  • 22 de septiembre 5:54 horas (sólo en caso de desintegrarse), 6:47 horas pasando muy cerca del brillante planeta Júpiter hacia el oeste
  • 23 de septiembre 6:24 horas muy bajo hacia el sur

Los restos se dispersarían en una franja de 800 kilómetros. Los riesgos de causar daños materiales o físicos son bajos; pero de cualquier manera, si las piezas apuntaran a caer en una zona poblada; la NASA se encargará de avisar a las autoridades para prevenir a la población y un grupo de Fuerzas Armadas Estadounidenses se encargará de limpiar la zona.

Justo cuando pensamos que las cosas no pueden estar peor, nos llueven pedazos de satélite. Espero que no pase a mayores y solo sea un curioso espectáculo que podamos apreciar sin riesgos.

Foto: flatoday

Hugo Torres

Mexicano, 22 años, Ing. en Sistemas Computacionales. Más artículos del autor »