La comunidad de migrantes hispanos asentados en los Estados Unidos ha alcanzado avances insospechados en los últimos años. Sin embargo, aún existen sectores que, debido a su escaso dominio no sólo del inglés, sino también del español, se encuentran indefensos ante los ataques cometidos por otras minorías raciales y los abusos de elementos de la policía norteamericana. Éste es el caso de los integrantes de la etnia Triqui, quienes han emigrado desde sus comunidades en la mixteca oaxaqueña hacia el norte del estado de Nueva York.

Su desconocimiento tanto del inglés como del español, aunado a su estatus de migrantes ilegales, los han marginado de la vida pública, volviéndolos un objetivo fácil para ser víctimas de delitos como el robo a mano armada. Incapaces de comunicarse, también han desarrollado desconfianza a la policía, quienes están más interesados en saber su condición migratoria que en prestarles atención a la hora de denunciar un delito. Faustino de Jesús Ramírez, presidente de la organización "Sueños de los triquis del estado de Oaxaca", ha denunciado a diversos medios que los ataques contra los triquis se han vuelto más constantes.

Ahora nos atacan una o dos veces por mes, mientras que hace un año la frecuencia de los ataques era como de uno cada dos meses

Asentada en la ciudad de Albany, la comunidad de triquis ha experimentado también el abuso de autoridad por parte de la policía cuando se presentan a denunciar. “No hemos recibido ayuda. Al contrario, nos preguntan si somos ilegales o indocumentados. Eso nos asusta más”. Asimismo, debido a que todo el dinero que ganan es enviado a sus familias en Oaxaca --y el mencionado temor a ser deportados-- también evitan ir a clínicas u hospitales para ser atendidos después de un ataque. La mayoría perpetrados por integrantes de la comunidad negra, quienes a su vez continúan viviendo en condiciones de rezago y marginación.

Los morenos saben que los triquis son cortos de estatura y que tienen miedo, por eso creen que nos pueden asaltar con facilidad

La comunidad de triquis está asentada principalmente en Saratoga Springs, Schenectady y Albany. Según datos de la organización, está conformada por entre 300 y 400 personas, de las cuales ninguna tiene al español como su lengua materna y muy pocas dominan el inglés. Asimismo, Faustino de Jesús Ramírez también denunció que todos han sido víctimas de estos ataques violentos. Incluso él mismo, que fue víctima de un asalto donde con un martillo le hicieron daño. La reticencia hacia la denuncia proviene en gran parte del caso de Marcos De Jesús Álvarez, un hombre triqui que fue asesinado por dos policías norteamericanos.

Marcos de Jesús Álvarez se desempeñaba como agricultor. Hablaba poco español y desconocía en su totalidad el inglés. La noche en que fue asesinado, caminaba cerca del aeropuerto de Albany, cuando fue detenido por dos policías. Estos le pidieron que se deteniera, sin embargo, él se dio a la huida --seguramente atemorizado por no entender--, provocando que lo mataran a tiros. Marcos de Jesús había sido deportado en ocasiones anteriores, llegando a pagar hasta 3 mil dólares a un coyote para que lo ayudara a cruzar la frontera.

La desconfianza de estas comunidades se extiende incluso a las autoridades mexicanas, antes quienes también muestras reticencia.

Imagen: Fundación Tinunjei

Ismael Flores

Mexicano, 27 años, egresado de la maestría en Letras Iberoamericanas. Actualmente se desempeña como freelancer editorial y el novio que tu mamá odiaría tuvieras. Más artículos del autor »