Según Homero Simpson, el alcohol es “la causa y la solución de todos los problemas”, aunque claro, es necesario tomar medidas porque puede traer graves consecuencias. Sin embargo, cuando esas medidas no son suficientes, vienen las leyes. El Gobernador de Coahuila, Rubén Moreira, presentará ante el Congreso de la Entidad la nueva Ley Estatal de Alcoholes, con la que se pretenderá regular el consumo de esa substancia, además de cerrar los centros nocturnos para caballeros.

La nueva ley buscará prohibir la venta de alcohol en casinos y regularla en eventos deportivos; por ejemplo, en el estadio de beisbol suspender la venta a partir de la sexta entrada o en los de futbol antes del segundo tiempo. Miguel Ángel Riquelme, secretario de Gobierno, explicó que la principal causa de muerte entre los jóvenes es conducir en estado de ebriedad. El funcionario aseguró que se trata de una ley integral, pues también busca identificar bares, cantinas y antros mediante rótulos y que los permisos y licencias estén a la vista de los clientes.

Parte de lo que comprenderá la nueva Ley Estatal de Alcoholes será la clausura de todos los centros nocturnos para caballeros –o table dance, como prefieran llamarlos-- que operan en la entidad. Esta medida se debe a que, según las autoridades, estos lugares son un atractivo para los delincuentes. Por lo tanto, con esto y la cancelación de nuevos permisos de apertura, se buscará reducir la trata de personas en Coahuila.

Aunque esta propuesta de ley suena, en parte, como una buena idea, atacar los problemas que afectan a la sociedad mediante represiones y prohibiciones es un recurso ya muy gastado por nuestras autoridades y que prácticamente nunca da los resultados que se esperan. Por otro lado, se aplaude la voluntad de trabajar en materia de seguridad, aunque en esta ocasión parece que no se hará de la mejor manera.

Imagen: SDP Noticias