Ricardo Legorreta fue uno de los referentes en la arquitectura mexicana. Nacido el 7 de Mayo de 1931 en la Ciudad de México y quien estudió arquitectura en la UNAM, deja este mundo, pero también nos deja un legado arquitectónico único y muy peculiar que lo caracteriza de otros arquitectos. Su arquitectura recoge muchos elementos "muy mexicanos", en sus obras arquitectónicas siempre existieron murales de pintores mexicanos reconocidos y también un característica muy suya (aplaudida por unos, y criticada por otros) es el uso de colores que representan mucho la mexicaneidad, como lo es el rosa. Esta peculiaridad la podemos ver en los hoteles Camino Real construídos en varias ciudades de la República.

Una de sus obras más vistas es el del Hotel Camino Real en Polanco, pero también es reconocido por muchas obras ampliamente conocidas como el Museo de Arte Contemporaneo en Monterrey, el Papalote Museo del Niño en la Ciudad de México y tambien algunas construcciones en el extranjero. Una obra que no pudo ver culminada es la Torre BBVA Bancomer que será construída en la Avenida Reforma de la Ciudad de México, la cual tendrá una altura de 225 metros. En algunas obras colaboró con el reconocido arquitecto tapatío Luis Barragán, quien fuera una de sus influencias.

También dentro de su legado, dejó también frases célebres relacionadas con la arquitectura que se deberían tomar en cuenta, por los arquitectos de hoy:

Una buena construcción no sólo debe responder a las necesidades de sus usuarios, a la ciudad, al medio ambiente, a los programas y presupuestos, sino también a las necesidades espirituales y artísticas de las personas. Así, busca una arquitectura que haga feliz a la gente y no sólo una que pueda ser admirada y disfrutada por arquitectos. La arquitectura debe estar al servicio de la sociedad, siempre por encima de intereses personales y falsos objetivos

México recuperará su nivel en la arquitectura mundial en el momento que vuelva a sus raíces y no siga los dictados de las modas en esta disciplina, que rechazan lo que representa al pasado (…) Hay movimientos que desprecian sus orígenes y consideran que todo lo que representa al pasado no tiene valor y, por tanto, tiene que ser destruido

Por último, dejo una entrevista que Cristina Pacheco le hizo al arquitecto hace unos meses:

Imagen: Skyscrapercity

A.L.S.

Mercadólogo de profesión, activista social, muy interesado en lo que acontece en México, Más artículos del autor »