Según un reporte titulado "Fatalmente Defectuoso" publicado por los legisladores demócratas de los Estados Unidos, tan solo durante la administración de George W. Bush hubo por lo menos otros tres operativos similares a "Rapido y Furioso".

El primer operativo fue llamado Receptor Abierto y se realizó entre 2006 y 2007, cuando agentes de la ATF permitieron la entrada de armas a México. Fue hasta un año después de iniciado el operativo cuando las autoridades estadounidenses intentaron acuerdos para coordinarse con el Gobierno mexicano. La operación fracasó en 2007 después de varios intentos fallidos para decomisar las armas.

Como el primer operativo falló, a los estadounidenses se les ocurrió que sería una magnífica idea comenzar otro operativo nuevo. Es por ello que llevaron a cabo El Caso Hernández, en el que Fidel Hernández y sus cómplices compraron 200 armas con el objetivo de que fueran introducidas a nuestro país. La operación terminó después de varios esfuerzos fallidos de coordinación con México.

Para cerrar con broche de oro el cuatrienio de Bush, en 2008 se llevo a cabo otro operativo donde una red liderada por Alejando Medrano introduciría más de 100 armas a nuestro país. Aunque según el reporte, en esta ocasión "si funcionó" y Medrano y sus cómplices fueron sentenciados a varios años de cárcel.

Así de lamentable es la importancia que le da un país como Estados Unidos a la situación actual de nuestro país. Sigo pensando que nuestro mandatario ha tomado con mucha pasividad este tema. No ha tomado esas medidas "rígidas" que dice tomar contra los criminales. La soberanía nacional está en riesgo, México sigue siendo el laboratorio de pruebas de los estadounidenses y nuestras autoridades siguen sin tomar cartas en el asunto. Lamentable.

Foto: tamaulipasaldia.

Hugo Torres

Mexicano, 22 años, Ing. en Sistemas Computacionales. Más artículos del autor »