Si de por sí, la visita del Papa Benedicto XVI a León ha causado mucha polémica, por el hecho de que esta visita se dará en tiempos electorales (dicen los detractores que esta visita tiene como objetivo beneficiar a la derecha) y porque no a muchos les agrada la visita de un Papa a todas luces más conservador que su predecesor Juan Pablo II; la polémica se imcrementa al saber que el Gobierno de León cobrará por ver al Papa Benedicto XVI a pesar de que las mismas autoridades están "subsidiando" con los impuestos que pagamos la visita del máximo prelado del Vaticano.

Agrumentando que "no hay dinero para invertir" las autoridades han decidido cobrar a las personas que deseén ver pasar al Papa por la ruta que usará el papamóvil, donde se instalarán unas gradas que tendrán un costo de recuperación. Es curioso porque se gastarían unos tres millones de pesos para recibir al Papa, y aún así el gobierno, a diferencia de las visitas anteriores, y a diferencia de lo que sucede en casi todo el mundo, decide cobrar a los fieles que quieran ir a ver al Papa o acampar para contemplarlo, y llama la atención que un gobierno conservador y derechista como es el de León (una de las ciudades más conservadoras de México) decida poner estas limitantes.

El Papa Benedicto XVI viajará únicamente al estado de Guanajuato, no saldrá de él y visitará 3 ciudades del 23 al 26 de marzo: León, la ciudad de Guanajuato y Silao donde ofrecerá una misa multitudinaria. Después partirá a Cuba para regresar el 28 de ese mes a Roma. El Papa será protegido por el Estado Mayor Presidencial dado que se considera una visita de estado (recordemos que el Vaticano es una ciudad estado). La misa de Silao será precisamente en el Cerro del Cubilete donde se encuentra el monumento a Cristo Rey. Se eligió el estado de Guanajuato para su visita, porque presuntamente no le era conveniente viajar a la Ciudad de México por su estado de salud.

Sinceramente no se que le ven al Papa Benedicto XVI para que la gente se atiborre para lograr verlo unos segundos. Juan Pablo II al menos había hecho grandes luchas en su papado que hizo que se ganara el cariño de la gente (claro, en ese entonces no se sabía mucho de la pedofilia que encubrió), pero Benedicto XVI, con todo y la sabiduría que se le pueda atribuir, hasta la fecha no se le conoce algún mérito significativo en favor de la humanidad como si lo tuvo Juan Pablo II.

Imagen:Popular TV Cantabria

A.L.S.

Mercadólogo de profesión, activista social, muy interesado en lo que acontece en México, Más artículos del autor »