Josefina Vázquez Mota

Hoy tuve la oportunidad de ver a Josefina Vázquez Mota en la entrevista que le concedió a Carmen Aristegui y a su equipo (Denise Dresser, Sergio Aguayo, Lorenzo Meyer), y naturalmente quien conoce el programa de Carmen en MVS Radio sabía de antemano que no iban a mimar a la candidata, por el contrario, la iban a cuestionar. Tal vez por eso Josefina Vázquez Mota argumentó que no tenía mucho tiempo para que no pudieran profundizar en todo aquello que le iban a preguntar, pudo ser una estrategia de su parte, o bien, en realidad no tenía mucho tiempo, eso ella solo lo sabe.

Con todos estos puntos sobre las íes, vi a otra Josefina Vázquez Mota, no vi a la "Chepina" de los spots, ni a los de los debates entre precandidatos. No vi a esa Josefina acartonada, que se escucha falsa y sin convicción cuando dice lo que dice. Vi a una Josefina que sabía improvisar, que ante los temas difíciles planteados por los panelistas supo salirse con la suya. Tal vez la única vez donde se salió por la tangente fue cuando le preguntaron sobre la Ley Televisa, ley que efectivamente, promovió en su momento. Pero supo defenderse bien, a diferencia de aquel debate donde Ernesto Cordero la criticó por sus ausencias en la cámara de diputados.

Sorprende que haya sido con Carmen Aristegui donde Josefina Vázquez Mota haya mostrado que tiene algo más que lo que nos había enseñado, y que nos había decepcionado. Incluso presentó alguna que otra propuesta coherente (que no se si luego alguien la vaya a demandar ante el IFE por el asunto de la veda electoral). Decía que la macroeconomía no era un fin (como si lo fue para Felipe Calderón), sino simplemente una herramienta y que había que apostar por el mercado interno, como una forma de distanciarse (aunque sea solo unos pasitos) del credo neoliberal de Felipe Calderón. Y también muestra un distanciamiento con Calderón y sus formas cuando en una llamada telefónica intervenida Josefina critica a Genaro García Luna y a Alejandra Sota.

Me queda claro una cosa, parece que Josefina sufre el mal de Peña Nieto invertido, es decir, cuando se mete en su guión, cuando lee un teleprompter o dice cosas preparadas, la candidata se escucha hueca, falsa, acartonada; pero cuando la dejan ser, cuando la dejan expresarse, se nota una candidata más lúcida. Esperemos que esta Josefina que vimos con Aristegui sea la que veamos en los debates, porque entonces Peña Nieto deberá estar preocupado porque tanto Josefina, como Andrés Manuel terminarán despedazando a Enrique Peña Nieto, a menos que le permitan llevar un teleprompter con inteligencia artificial que pueda registrar los ataques de los candidatos para que por medio de un sistema inteligente, este le muestre al priísta la respuesta adecuada.

Imagen:abcinformativo

A.L.S.

Mercadólogo de profesión, activista social, muy interesado en lo que acontece en México, Más artículos del autor »