Esta mañana falleció Miguel de la Madrid Hurtado quien gobernara al país entre 1982 y 1988, en la Ciudad de México. Su deceso se da tras un largo tiempo de sufrir enfisema pulmonar.

A la muerte de una figura como la el expresidente, recordar los días de su administración no está de más.

En materia económica De la Madrid será recordado por dos cosas: la crisis de deuda externa y el inicio apertura comercial. Para esto hay que recordar lo que hubo antes. En primer lugar tras los descubrimientos de yacimientos petroleros, López Portillo se endeudaría, llegando la deuda externa a casi 90 mil millones, con la esperanza de que los petrodólares pagaran todo lo que se gastó. Con unas finanzas bastantes desequilibradas y posteriores reducciones en el precio del petróleo le estalló una crisis de López Portillo, la cual heredaría Miguel de la Madrid. Por otra parte durante los años anteriores a López Portillo la economía mexicana crecería a un ritmo alto y constante bajo un modelo llamado "sustitución de importaciones" que, como algunos recordarán, imponía aranceles altos a la importación de bienes que se comercializaban en el país por lo que la apertura comercial no era demasiado grande.

Durante el gobierno de De la Madrid el problema de la deuda externa sería atendido mediante su renegociación y apoyos económicos externos sujetos también la mejora de la situación de las finanzas públicas. Los desequilibrios en las finanzas del gobierno se atacarían de una manera que agravaría la crisis de la deuda convirtiéndola en una económica: disminución del gasto público, el aumento de los impuestos, la privatización de empresas estatales y devaluaciones. El efecto, sobre todo en la inflación, fue desastrozo.

Por el lado comercial, su gobierno negociaría la entrada de México al Acuerdo General de Aranceles y Comercio (GATT) en 1985 lo que generaría la quiebra de varias empresas que ante la apertura no podrían competir con los precios y la calidad del exterior. Por otro lado sentaría las bases para la dependencia comercial que hasta hoy tenemos con Estados Unidos.

Otra de las situaciones que marcaría su presidencia fue el terremoto del 19 de septiembre de 1985, su lenta reacción ante el desastre sería algo que hasta hoy se le criticará. Ese mismo día el Fondo Monetario Internacional anunciaba que no apoyaría más a México con recursos para paliar los problemas de sus finanzas, pero (de manera irónica) el terremoto trabajo a nuestro favor para que esto no se diera. Con daños humanos y materiales incuantificables en la capital, una falta de recursos de apoyo hubiera sumido al país más.

Tras años difíciles para la economía mexicana y la de los mexicanos comenzarían a salir adelante poco a poco. Muchos dicen que esto no sería gracias a De la Madrid a quien se le asocia con una terrible falta de liderazgo, sino a su sucesor Carlos Salinas de Gortari, quien desde antes de llegar al poder y como Secretario de Estado, negociaría con los sectores obreros y patronales para sentar las bases de lo que sería su programa de Solidaridad.

¿Cuál podemos decir que es legado del sexenio de Miguel de la Madrid? Sin duda aceptar las condiciones para la llegada plena del neoliberalismo.

Imagen: Cuartoscuro

Marco Antonio Gómez Lovera

Economista por la Universidad Panamericana. Trabajé en el INEGI donde obtuve experiencia en el análisis y monitoreo de los principales indicadores de la economía mexicana. Actualmente me dedico al periodismo económico. Más artículos del autor »