Encuestas ¿Cómo interpretar las tendencias en las campañas electorales?

Naturalmente queremos saber quienes van arriba y abajo en las preferencias electorales. Para eso se supone se han creado las encuestas de opinión. Hoy más que nunca, hay un gran número de casas encuestadoras que publican las tendencias del electorado y algunas de ellas, como en el caso de GEA-ISA, publican encuestas diarias. Es mucha la información la que se esparce que a veces llega a ser confusa, también es cierto que existen intereses detrás y que algunas encuestas podrían estar compradas o bien, aún utilizando los números correctos, hacen la interpretación para que el público piense que tal candidato va arriba.

Estudios de opinión

A priori, los estudios más confiables son los emitidos por las casas encuestadoras que realizan estudios en toda la República. Utilizan metodología científica para que el resultado esté más apegado a la verdad. Por ejemplo, las encuestas marcan un margen de error, el cual es inevitable, porque para reducirlo a su mínima expresión se deberían aplicar millones de encuestas lo cual es económicamente inviable. Por lo cual es preferible dejar un pequeño sesgo tomando una muestra representativa de la población mexicana. Este tipo de estudios también se aplican en campañas de mercadotecnia, estudios sociológicos etc. En un sentido científico, ese tipo de estudios son los más confiables.

La psicología en la encuesta

Generalmente las encuestas al final de las elecciones si logran dar un resultado parecido al que obtienen los candidatos. Pero hay controversia sobre el seguimiento que se hace en la campaña. Por ejemplo, en el caso de Consulta Mitofsky, del cual se hizo un análisis previamente, se vio que a pesar de mostrar los resultados correctos, los mostraron de tal forma que pareciera que Enrique Peña Nieto tuviera más ventaja. Lo que hicieron fue excluir a los indecisos y aquellos que no dieron su opinión de la encuesta, lo cual ampliaba la distancia entre Peña Nieto y Josefina Vázquez Mota (quien en ese entonces iba en segundo lugar). Lo llamaría la encuesta psicológica porque algunos de los ciudadanos al ver esta tendencia (magnificada) terminan cambiando su intención de voto. De esta forma aunque técnicamente la encuesta muestre resultados reales, estos se perciben de una forma erronea, más cuando la mayoría de la gente no ve las "letras chiquitas" que aparecen hasta el final del estudio. Peña no es el único que ha usado esta artimaña, también Josefina y AMLO han afirmado que la distancia es más corta para generar entre los electorados la sensación de que tienen posibilidades de ganar.

Los cambios abruptos de un día para otro

Hace dos días Josefina llevaba más de dos puntos de ventaja sobre AMLO, en un día López Obrador la rebasa y en el siguiente día están en empate técnico ¿Por qué existen esas variaciones que no se explican?. En realidad son científicamente explicables, y este fenómeno lo hemos visto con GEA-ISA y su encuesta diaria. Tenemos que recordar que las encuestas tienen un margen de error. En estos casos suele ser del +/-3, es decir, que al tomar una muestra de un universo infinito (una población de más de 250,000 personas), el resultado podrá variar en tres puntos respecto de la realidad, de hecho cuando la distancia entre un candidato y otro no es mayor de 3 puntos, se dice que existe un empate técnico. Por la misma cuestión de pronto vemos cambios abruptos de un día para otro que no necesariamente significa que estos cambios son reales, sino que tiene que ver con el hecho de que esos cambios son causados por el margen de error.

Ver tendencias

Para saber entonces, si un candidato está subiendo o bajando, no podemos hacer la comparación de su comportamiento en las estadísticas de un día para otro, más bien tendríamos que ver las tendencias de los candidatos durante un margen de tiempo, por ejemplo una semana o dos, para verificar que los cambios en las tendencias son reales.

Encuestas por Internet ¿AMLO va ganando?

Existe una percepción entre mucha gente de que los estudios de opinión están mintiendo rotundamente y que AMLO va en primer lugar, por el hecho de que en Twitter la mayoría de los usuarios apoyan a López Obrador, o bien, en las encuestas en línea la mayoría de la gente vota por AMLO y Peña Nieto queda en tercer lugar. Tal vez sí, si las elecciones solo votaran los usuarios de Internet muy posiblemente ganaría López Obrador, pero no es así. Twitter por ejemplo, tiene una penetración en México del 10% de la población, esto quiere decir que 1 de cada 10 mexicanos han abierto una cuenta en Twitter, pero de estos 10 millones, no todos son usuarios constantes, muchos abren su cuenta, emiten uno o dos tweets y se olvidan, por lo cual si bien en una elección muy reñida donde la clase media fuera la que definiera los candidatos Twitter podría ser determinante, de ninguna manera podemos creer que por el hecho de que menos de 10 millones de Méxicanos estén a favor de AMLO, los otros 90 millones también lo van a estar. Lo mismo sucede con las encuestas en línea, donde muchas veces incluso se aclara que no tienen valor estadístico alguno. En muchas aparece como primer lugar López Obrador, pero al no tener dicho valor estadístico y científico, no es una encuesta que nos pueda decir quien está en primer, segundo o tercer lugar. Una encuesta de este tipo solo seria representativa de aquellos usuarios de Internet interesados en la política que navegan constantemente en páginas y medios electrónicos con tiempo libre para votar en una encuesta, es decir la representatividad es muy poca comparada con la generalidad de la población mexicana.

¿Quién tiene la razón?

Lamentablemente por lo anteriormente comentado no existe algun dato totalmente fidedigno que nos diga quien iría ganando (o al menos con cuanta ventaja). Tal vez algo prudente sería ver las tendencias de las diferentes casas encuestadoras (desde las que se supone que están con el PRI, como la que están con el PAN, el PRD o las que no parecen tener afiliación alguna) y ver más o menos la tendencia. El sitio web adnpolitico.com está haciendo este tipo de ejercicio al concentrar la mayoría de las encuestas. Creo que hacer un comparativo de todas las encuestas y analizar las tendencias durante periodos de tiempo, nos ayudarán más a saber como van realmente los candidatos.

Imagen:Tercer Sistema

A.L.S.

Mercadólogo de profesión, activista social, muy interesado en lo que acontece en México, Más artículos del autor »