De Josefina Vázquez Mota, candidata presidencial del PAN, se pueden decir muchas cosas, ahora le agrego dos adjetivos nada favorecedores: narcisista y megalómana. Y es que no se me vienen otros a la cabeza cuando se declara en contra del aborto y de los matrimonios gay, ante el pleno de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), con argumentos tan absurdos como "es lo único que conozco y lo único que defenderé", poniéndose en el centro de la medida de las cosas y excluyendo a todo lo diferente que no sea como ella.

Que estaba en contra del aborto y de los matrimonios entre personas del mismo sexo ya se sabía, que es una conservadora reaccionaria también, pero uno espera argumentos -quizá ese es el error, esperar argumentos en donde todo se limita a cuestiones de fe- y coherencia, cosas que la candidata no ofrece.

El día de ayer compareció ante el Episcopado en una especie de examen oral. A puerta cerrada, le hicieron alrededor de treinta preguntas y es obvio que pasó con honores y muchas estrellitas doradas, ¡y cómo no! Si les dijo exactamente lo que querían escuchar, erigiéndose como valuarte de la moral y las buenas costumbres católicas.

Cuando habló del aborto expresó que "está en contra", pero también "está en contra de la criminalización de la mujer", ¿así o más incongruente? ¿Entonces qué va a proponer en contra del aborto? ¿Que las mujeres se hagan célibes? ¿Disuadirlas para tener los hijos que no quieren? ¿Pedir que los tengan y luego darlos en adopción? ¿Qué, QUÉ? Estar en contra del aborto implica criminalizar a la mujer, implica hacerlas prisioneras de carne, implica un montón de consecuencias jurídicas graves que recaen sobre la figura femenina. Vaya que la señora tiene problemas con la lógica.

Después, el rechazó a los matrimonios entre personas del mismo sexo y, por consiguiente, el derecho que algunas legislaciones les han dado para que puedan adoptar hijos. ¿Saben cuál fue su argumento?

Yo vengo de un matrimonio conformado por un padre y una madre, por un hombre y una mujer. Es el único matrimonio que conozco y el único que defenderé.

No, bueno, Josefina como medida de todas las cosas. Ahora resulta que sólo va a defender lo que ella conoce, y si aplica a esto, aplicará para todo lo demás, ¿no? Así que cuidado al que no tenga una vida como ella. Obviamente una declaración así no puede pasar por alto para la comunidad LGBTTTI:

La comunidad LGBT queda desprotegida ante una afirmación de esta naturaleza que no solo es torpe, sino ajena la responsabilidad del Jefe de una nación plural como es México. Preocupa esta puesta en relieve de un modelo y la aseveración ominosa de que sea el único que se defienda.
Cualquier modelo que fuera, resulta alarmante la parcialidad con la que amenaza al país. Por otro lado, es significativo que se pronuncie por la defensa, colocando su postura de entrada en el terreno de la paranoia. De esta forma, el gobierno pasa de ser un acto de administración como planteaba Fox, a ser "defensa" de su prole, enaltecimiento de su modelo. no entraré en la falta de independencia que estas afirmaciones suponen, me preocupa más que el gobierno y la política se vean reducidos a la defensa de un único modelo. Por otro lado, la defensa de unos implica, en semejante contexto, el irrespeto, o el ataque a los otros, a lo diferente que ya queda excluido en semejante declaración de guerra "defensiva". O al menos al abandono, la desatención, la hostilidad, la postergación y la marginación de quienes no son como sus padres. El totalitarismo suele ceder a la tentación de reducir la variedad a un solo modelo.

Por si fuera poco, se declaró abiertamente a favor de una plena libertad religiosa, la cual implica cambios constitucionales para que los sacerdotes puedan ocupar cargos de elección popular, el derecho de la jerarquía para poseer medios de comunicación masiva y a dar instrucción religiosa en las escuelas públicas.

Estoy a favor de la libertad religiosa. Las leyes deben ser progresivas, deben estar abiertas al cambio.

¿Deben ser QUÉ? En su universo paralelo una cosa así de brutal sería progresivo. Señora, eso no puede ser más reaccionario y más papista que el Papa. Como si no tuviéramos suficiente con el evidente poder que tiene el clero en nuestro país, ahora también quiere que los curitas se postulen para cargos públicos y, dios nos agarre confesados, dar instrucción religiosa en las escuelas pública.

Ese es el colmo de pleitesía a la iglesia católica, prácticamente les puso todo en charola de plata. Con eso basta y sobra para que la religión católica haga aún más lo que le venga en gana con el país. Mejor ya que fusionen a los poderes eclesiásticos con el ejecutivo, nos evitamos tanta campaña y damos "cristiana sepultura" al dizque estado laico.

¿Será que la señora Josefina leyó bien esas encuestas que describen a los mexicanos como políticamente afines a los planteamientos de la derecha y a las posturas conservadoras? ¿Será que con el estandarte de "la mayoría" -son católicos, están en contra del aborto y del matrimonio gay- se mandará a toda la disidencia al paredón o, cuando menos, a la marginalidad y al olvido? ¿Será que su vida es tan ejemplar que vale para todos? Vaya, si es así qué bueno que yo tampoco soy perfecta... estudié en la Ibero -es en lo único que me parezco a ella, y ni siquiera tanto-.

Actualización 18 de abril, 12:42 hrs: Por cierto, Vázquez Mota canceló su participación en el XII Simposio Internacional que organizo la Universidad de las Américas (UDLAP) para pasar lista con el Episcopado. Ahora ya saben dónde están sus prioridades.