Esta semana ha dado mucho de qué hablar por parte de la prensa y algunos periodistas que han demostrado cómo sólo se interesan por publicar lo que les convienes o lo que sus superiores les dicen.

La semana empezó con las reacciones al debate, donde más allá de las propuestas que se llegaron a hacer, la mayoría de los medios tradicionales se enfocaron en los ataques, la falta de propuestas y la reacción exagerada a la situación de la edecán y su atuendo provocador.

El miércoles tuvimos el espectáculo que nos dieron los "periodistas" de Tercer Grado en lo que ya podíamos ver como una clara línea por parte de la televisora para incomodar y exponer cualquier error de Josefina Vázquez Mota en un ambiente hostil. Faltas de respeto e interrupciones que nos dejaron ver cómo la crucificaban mediáticamente en cadena nacional. Queda la duda de si serán así con todos los candidatos.

También se revivió el viejo tema de los pagos que Peña Nieto hizo a periodistas para que mencionaran su gestión como gobernador en el Estado de México o lo recibieran para hacerle entrevistas en su esquema que no era el de propaganda del gobierno estatal sino un "apoyo informativo". Especialmente se menciona a Joaquín López Dóriga como quien realizaba estos comentarios, lo que le ha valido el hashtag #DorigaAlServiciodeEPN.

Y finalmente tenemos lo que pasó ayer en la Universidad Iberoamericana y las reacciones inmediatas y el posterior tratamiento en los medios de comunicación.

Unas horas después, cuando todos en la red social hablaban del tema surgió un tweet por parte de Pedro Ferriz en el que decía que había ocurrido una balacera en Polanco y había varios muertos, lo cual rápidamente fue desmentido por la polícia del DF y por el propio Marcelo Ebrard. Posteriormente rectificó y dijo que se trató de "información cruzada", pero ¿por qué lo hizo en primer momento sin confirmar? Siendo mal pensado podría imaginarme que quería distraer la atención.

Por la noche la mayoría de los noticieros se limitaron a decir que Peña Nieto se presento ante estudiantes de la Ibero y que hubieron algunas manifestaciones en contra, así como a favor del candidato. Y nos despertamos esta mañana con diversos medios que minimizan las protestas, las llaman "boicot" y algunos hasta mencionan que se trato de infiltrados de López Obrador. Curioso que todos estos periódicos son los de Mario Vázquez Raña.

Después de esta semana queda muy claro cómo mucha de la prensa mexicana carece de ética y compromiso con la sociedad y se alinea a sus intereses que hoy coinciden con la llegada de Enrique Peña Nieto a la Presidencia de la República.

Marco Antonio Gómez Lovera

Economista por la Universidad Panamericana. Trabajé en el INEGI donde obtuve experiencia en el análisis y monitoreo de los principales indicadores de la economía mexicana. Actualmente me dedico al periodismo económico. Más artículos del autor »