Quien viva o haya visitado la capital del país saben lo problemático que es transitar en ella. Un estudio hecho por el Centro de transporte Sustentable México revela que en el Distrito Federal se pierden 3.3 millones de horas-hombre al día por el tráfico.

Tráfico DF

La pérdida de estas horas hombre se traduce en una pérdida de 33 mil millones de pesos al año en la Ciudad de México, de acuerdo al Instituto Mexicano para la Competitividad. Además, se informa que las personas de bajos recursos destinan entre 25 y 40% de sus recursos en el transporte.

De acuerdo a organizaciones no gubernamentales que dan seguimiento a este tipo de temas, la problemática vial en zonas metropolitanas se debe a la falta de legislación en la materia. Desde 2011 se encuentra atorada en el Congreso una reforma constitucional que permitiría atender legalmente la problemática desde una perspectiva "metropolitana".

Casos fallidos para atender esta problemática en el DF sobran. Por ejemplo, recordemos cuando el Gobierno de la Ciudad y el del Estado de México presumieron un reglamento de tránsito unificado... pero que es diferente. O la continua política del GDF de impulsar obras para coches particulares, pero pocas para la mejora del transporte público.

Hay que analizar el problema detrás del caos vial: un sistema de transporte público que podría ser mejor y un exceso de automóviles particulares. Y, aunque la solución parece sencilla, poco se ha hecho para avanzar en el tema.

En mi humilde opinión hay que invertir en expandir proyectos como el Metrobús y la Ecobici. Además de modernizar el Metro de la ciudad, mejorando sus instalaciones; y la Red de Transporte de Pasajeros con mejores unidades y conductores bajo rigurosa vigilancia para evitar que manejen de manera imprudente.

En cuanto al uso de automóviles particulares, si hemos de desincentivar su uso la mejor manera es ofreciendo transporte público de calidad y barato. Y también se debería incremente el costo de tener un automóvil mediante el cobro de impuestos, el precio de la gasolina y el uso de parquímetros. Propuestas que a muchos podrían parecerles inadecuadas pero que podría funcionar si se dearrolla un plan integral para mejorar la movilidad urbana.

Y quizá con esto el tráfico disminuya, los ciudadanos pierdan menos tiempo y sean más felices, y la ciudad se vuelva más productiva.

Imagen: Animal Político

Marco Antonio Gómez Lovera

Economista por la Universidad Panamericana. Trabajé en el INEGI donde obtuve experiencia en el análisis y monitoreo de los principales indicadores de la economía mexicana. Actualmente me dedico al periodismo económico. Más artículos del autor »