Bastante hemos comentado aquí sobre la mala situación en que se encuentran las poblaciones indígenas y esta semana lo retomábamos con motivo del Día Internacional de los Pueblos Indígenas del Mundo. Pero no todo es tan malo. Con motivo de estas celebraciones se dan noticias que honestamente, más allá de lo bueno que puedan significar, generan vergüenza: se hizo la presentación de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos editada en lengua maya.

Si, como lo escuchas, tal vez los que tenemos como lengua materna el español no nos cae el veinte hasta que leemos noticias como estas, pero así es: un porcentaje de la población mexicana se rige por una constitución que no pueden comprender. Ya no digas porque no tienen un mínimo nivel educativo para hacerlo; ya no digas porque no saben leer. No, por la simple y sencilla razón de que no está traducida en su lengua materna o en algunos casos en la única lengua que hablan.

El INEGI señala que, hasta el 2010, el 6.6% de la población en este país habla una lengua indígena y de ese porcentaje el 15.9% no habla el español. Es decir hay un 1.04% de la población que hasta hace poco tiempo no tenía acceso (y una parte que aún no lo tiene) a la Constitución de nuestro país. Posiblemente pensarán que un 1% de la población es casi nada, pero si hablamos de un país democrático (aún no nos podemos considerar totalmente, pero de uno que está en esa lucha) necesitamos concebir que la equidad es un tema prioritario, y para lograrlo hay que empezar por el principio: que todos sus pobladores puedan acceder a la lectura de sus derechos en su lengua materna. Además no estamos hablando de una legislación o una normatividad derivada de otros derechos y obligaciones. No, estamos hablando de la Carta Magna del país. Con tan grave deficiencia, no extraña la frecuente violación de derechos que se comenten con indígenas que son llevados a juicios, se someten a sentencias y todo mediante un proceso que no se realizó en su propio idioma, dejándolos incapacitados para defenderse.

Uno de los artículos que se incluyen en la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas menciona:

Artículo 13
1. Los pueblos indígenas tienen derecho a revitalizar, utilizar, fomentar y transmitir a las generaciones futuras sus historias, idiomas, tradiciones orales, filosofías, sistemas de escritura y literaturas, y a atribuir nombres a sus comunidades, lugares y personas, así como a mantenerlos.
2. Los Estados adoptarán medidas eficaces para asegurar la protección de ese derecho y también para asegurar que los pueblos indígenas puedan entender y hacerse entender en las actuaciones políticas, jurídicas y administrativas, proporcionando para ello, cuando sea necesario, servicios de interpretación u otros medios adecuados.

Como verán era un pendiente que nos ha llevado casi 100 años cumplir. No tomando en cuenta la publicación de dicha declaración pues es algo que sólo pone en papel el respeto que se debe tener hacia estas poblaciones, sino tomando en cuenta la publicación de nuestra Constitución vigente.

El trabajo de traducción que en esta ocasión se presentó forma parte del proyecto de traducción de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos a lenguas indígenas, como parte de las actividades de conmemoración del "Año del Bicentenario de inicio del movimiento de la Independencia Nacional y del Centenario del inicio de la Revolución Mexicana" así como a los objetivos del Programa de Revitalización, Fortalecimiento y Desarrollo de las Lenguas Indígenas Nacionales 2008-2012.

La tarea seguramente no ha sido nada fácil. Y aunque me encantaría pensar que posiblemente por ahí algunas universidades, institutos indígenas, editoriales relacionadas con el tema o autores que visualizaban la problemática, hubieran realizado con anterioridad algunas traducciones; al parecer, y como lo deja ver el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (INALI), a través de la publicación de la Constitución en diferentes variantes lingüísticas en su página de Internet, no se había hecho de manera formal.

Ya que la labor de traducción de textos jurídicos es relativamente reciente y muchas lenguas no cuentan todavía con diccionarios, vocabularios y glosarios especializados, resultó necesario generar un espacio de participación para construir los instrumentos que facilitaran la labor de traducción así como las herramientas necesarias para la comprensión de estos textos por los integrantes de las comunidades indígenas.

Así mismo señalan que éste es un trabajo aún no terminado:

Tomando en cuenta que toda traducción debe de contar con el consenso de los hablantes de la lengua meta, especialmente por la gran cantidad de conceptos que requieren un proceso de apropiación de los términos generados para éstos, el proceso de traducción no ha finalizado. Como último escalón, previo a su publicación, sometemos los textos estimados perfectibles, a la consideración de los hablantes de lenguas indígenas nacionales para que en pleno ejercicio de sus derechos lingüísticos, participen en la mejora, perfección y enriquecimiento de la versión de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en su lengua materna.

Del trabajo hasta ahora realizado, se obtuvieron 13 traducciones de nuestra Constitución en diferentes variantes lingüísticas, que a su vez forman parte de 5 familias lingüísticas de las 11 que, según el INALI, se hablan en nuestro país, y de las cuales se derivan un gran número de variantes. Las traducciones publicadas por este instituto hasta ahora son:

maya:

  • maya

  • huasteco de occidente

  • tseltal

  • tsotsil

  • ch'ol

oto-mangue

  • otomí del centro

  • mazahua de oriente

  • matlatzinca

tarasco

  • purépecha

totonaco-tepehua

  • totonaco de la costa

  • tepehua del norte

yuto-nahua

  • náhuatl de la Huasteca Potosina

  • náhuatl central de Veracruz

Ahora, hará falta también un trabajo de difusión de dichas traducciones, y de las lenguas restantes. Así como espero que a futuro otras legislaciones e institutos (como al parecer acaba de acordar el IFAI) vayan incluyendo las traducciones y la difusión de su información, en los diferentes "idiomas nacionales" que tenemos.

Foto: Rudy A. Girón

Ileana Fernández

Publicista de profesión; curiosa, observadora y analista por costumbre. Más artículos del autor »