Esta es una noticia que no ha tenido el impacto que debería y que sin duda muestra el buen trabajo que ha hecho el Gobierno de Marcelo Ebrard en el DF, específicamente en el rubro de movilidad urbana.

Hace una semana se anunció que el Instituto de Políticas para el Transporte y Desarrollo (ITDP por sus siglas en inglés) y el Centro de Transporte Sustentable EMBARQ México (CTSEMBARQ) nominaron al Distrito Federal al premio Sustainable Transport Award.

Ebrard Metro Línea 12

Desde 2005 este premio reconoce a la ciudades que implementan políticas de transporte que reducen la emisión de gases invernadero, promueven la sustentabilidad y calidad de vida de los ciudadanos, mejoran la accesibilidad a peatones y ciclistas, e incrementan la eficiencia en el transporte público.

La nominación se da por los esfuerzos hechos con la línea 4 del Metrobús, los parquímetros en Polanco, la extensión de la red Ecobici y la próxima apertura de la línea 12 del Metro.

Sin duda las acciones emprendidas por el gobierno de la Ciudad tendrán un impacto positivo en la movilidad, sobre todo la nueva línea del Metro que conecta de sur oriente a poniente a la capital, la cual no contaba con un sistema de transporte urbano rápido que hiciera esto. Y claro, también hay que decir que los sacrificios fueron altos tras el cierre por más de tres años a avenidas importantes.

Tenemos también el exitoso caso de los parquímetros en Polanco que obligan a algunos a usar el transporte público y evitar utilizar sus autos particulares. O también la ecobici que es una maravilla para los que nos movemos por la zona centro de la Ciudad.

Pero también debemos decir que no todas las políticas de transporte de la ciudad van encaminadas a fomentar el transporte público. Por ejemplo, tenemos la construcción de la controvertida Super Vía Poniente que irá de Santa Fe a San Jerónimo o el segundo piso del Periférico que conectará en un segundo nivel al Estado de México y la zona sur de la Ciudad.

Esta mezcla de políticas se enfocan en paliar el creciente problema del excesivo parque vehicular al mismo tiempo que ofrecen soluciones de calidad y con mejor integración con el resto de la red de transporte. Ante la pregunta sobre qué hacer para solucionar el problema del tráfico la respuesta es sencilla: hacer caro el tener un coche y continuar mejorando el transporte público.

Por lo pronto en el DF aún queda un gran pendiente en cuanto a transporte urbano: los microbuses. Pero fuera de este, creo que podremos ver beneficios en los próximos años.

Imagen: Noticias de tu ciudad

Marco Antonio Gómez Lovera

Economista por la Universidad Panamericana. Trabajé en el INEGI donde obtuve experiencia en el análisis y monitoreo de los principales indicadores de la economía mexicana. Actualmente me dedico al periodismo económico. Más artículos del autor »