El tema del huevo es uno de los temas que ha acaparado la atención mediática y ayer se hicieron dos fuertes anuncios. El primero fue la libre importación de huevo mediante la eliminación de aranceles; y el segundo, la puesta en marcha de un programa del GDF para llevar el producto a bajo precio a las zonas populares de la Ciudad.

En México hay productos que cuentan con cuotas o aranceles altos para "proteger" a los productores nacionales y el huevo es uno de ellos. Aunque estos productores nacionales de huevo, el mercado está prácticamente controlado por Bachoco, de ahí que muchos digan que los aranceles tienen como fin proteger a esta empresa.

Ayer se anunció lo que ya se esperaba: el arancel a la importación se eliminará para reabastecer al mercado y frenar el alza en el producto. Pero, ¿se imaginan que no existieran esta barreras al comercio? El huevo se hubiera podido importar antes por los intermediarios como supermercados y centrales de abasto y el precio quizá no hubiera escalado tanto y por tanto tiempo.

Y es que el problema del huevo es un clásico ejemplo de lo más básico de la teoría económica: la oferta y la demanda. Dado el brote de gripe aviar en Jalisco, la oferta disminuyó mientras que la demanda permaneció sin cambios, por lo que el precio tenía que subir; y subió más producto de la especulación de los comerciantes. De ahí que el secretario de Economía, Bruno Ferrari, pida a la población que mientras el huevo continúa con un precio alto la gente no lo consuma. De esta manera la demanda por el producto debería reducirse un poco y el precio estabilizarse y comenzar a bajar.

Ahora, el huevo es insumo de diversos productos que también podrían verse afectados en su precio, como el pan y las harinas. Quizá no hemos visto estos aumentos porque si la subida en el precio del huevo es momentáneo, las empresas pueda absorber un poco esto. Sin embargo, de continuar el precio en un nivel elevado, no quedará más que transmitir el aumento de los costos de producción al consumidor final.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) dio a conocer hoy el dato de inflación de la primera quincena de agosto en el que destaca el aumento en el huevo en este periodo de 4,07 por ciento. Desde que se anunció el problema de escasez a finales de junio, el precio del huevo ha aumentado, en promedio, 17.72% de acuerdo a los datos del INEGI.

Finalmente, Marcel Ebrard anunció ayer el programa "Central de abasto a tu colonia" que llevará 20 toneladas de huevo a 20 pesos por kilo a las zonas populares de la capital del país. Esto podría ayudar a que en mercados y misceláneas el precio del producto disminuya a los estrictamente necesario y también ayudará a las familias de menos recursos a acceder a este bien sin que le pegue más a su bolsillo.

Imagen: Monitor económico de Baja California

Marco Antonio Gómez Lovera

Economista por la Universidad Panamericana. Trabajé en el INEGI donde obtuve experiencia en el análisis y monitoreo de los principales indicadores de la economía mexicana. Actualmente me dedico al periodismo económico. Más artículos del autor »