El bullying es un término relativamente nuevo asignado a un hecho que ha estado presente en la historia de la humanidad, y se define como el maltrato o acoso a estudiantes en escuelas -aunque este término a veces se usa para otros ámbitos-. Gran parte de los niños en las escuelas han sufrido este problema, y muchos otros (en ocasiones, en ambos papeles) han maltratado o acosado a otros estudiantes.

Niños superdotados sufren bullying, dice estudio

Andrew Almazán Anaya, director del área de Psicología del CEDAT -y el psicólogo más joven del mundo, de apenas 16 años-, realizó un estudio llamado "Perfil del niño sobredotado mexicano" y llegó a la conclusión de que 82% de los niños superdotados fueron víctimas del bullying, en contraparte con 43% de la media nacional. Uno de los motivos, es que los niños superdotados son vistos como "diferentes" y tienen otros intereses a diferencia de los niños normales. Por ejemplo, un niño superdotado prefiere las matemáticas o la música clásica a los juegos tradicionales. También estos niños al ser hiperactivos, son difíciles de manejar por los maestros y por lo tanto son catalogados como niños problema.

Otro problema es que muchos de estos niños son diagnosticados erróneamente con TDAH (Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad), los cuales reciben tratamientos inadecuados y pierden sus capacidades. Otros datos muy importantes y que llaman la atención de este estudio, es que menos de 20% de estos niños usan anteojos, 94% son sensibles en el área emocional y 84% tiene baja tolerancia a la frustración.

Lamentablemente en nuestro país no existe la cultura para poder canalizar a estos niños, cuya inteligencia podría ser muy útil para nuestra sociedad. El problema es que debido a la dificultad de adaptación que sufren, los padres y los maestros a veces no saben que hacer. Peor aún es que 3% de los mexicanos son considerados superdotados; y de ese porcentaje, 95% de los talentos se desperdicia porque se cree que tienen otros padecimientos. Un niño superdotado que es diagnosticado correctamente y bien dirigido cambia completamente su vida (porque la vida de varios de estos infantes no siempre es feliz), y terminan aportando cosas valiosas a la sociedad.

En un país con un sistema educativo estandarizado y bajo, es difícil poder ayudar a este tipo de personas. Más todavía a aquellos que viven en condiciones pobres, donde sus padres no tienen los recursos para poder proyectar a su hijo (esto, en los muy pocos casos en que se dan cuenta de que su hijo es superdotado). Ese 95% que no se detecta, es capital que se pierde. Ese 95% quedan condenados al ostracismo y a la mediocracia.

Imagen:Wikipedia

A.L.S.

Mercadólogo de profesión, activista social, muy interesado en lo que acontece en México, Más artículos del autor »