Ayer Marcelo Ebrard y Felipe Calderón inauguraron la línea 12 del Metro de la Ciudad de México después de meses de trabajo. Quienes sufrimos buena parte de los trabajos damos gracias por el fin del suplicio y, la verdad, también agradecemos esta nueva obra que realmente hacía falta para cruzar de oriente a poniente el sur de la ciudad.

Metro 12

Ahora que todo ha terminado, sería bueno conocer 10 cosas sobre esta nueva obra de transporte.

Metro Línea 12

  1. Cuenta con 20 estaciones, cuatro de ellas con correspondencia a otras líneas.

  2. Se podrá usar de manera gratuita hasta el 4 de noviembre.

  3. Solo se podrá ingresar haciendo uso de la >Tarjeta del Distrito Federal (TDF) que busca unificar los medios de pago para el transporte de la ciudad (Metro, Metrobús y Tren Ligero).

  4. La construcción inició el 28 de septiembre de 2008; los trabajos se extendieron por poco más de cuatro años.

  5. El costo de la obra fue de 22 mil millones de pesos.

  6. La línea iniciará operaciones con 21 trenes.

  7. Algunos de los trenes han sido bautizados con el nombre de personajes ilustres a manera de homenaje. Hasta este momento están: Cuauhtémoc Cárdenas, Rosario Ibarra, Elena Poniatowska, Mario Molina, Antonio Enriquez, Teodoro González de León y Ricardo Legorreta.

  8. Los zonas cercanas a la salidas del Metro han sido decoradas con jardineras en las banquetas para impedir el comercio informal.

  9. Se calcula que 380 mil usuarios utilizarán diariamente la línea.

  10. La obra pasa por siete delegaciones: Tláhuac, Coyoacán, Benito Juárez, Xochimilco, Milpa Alta, Álvaro Obregón e Iztapalapa.

Si se ven beneficiados por la nueva línea, felicidades; y si no, dense una vuelta para conocerla. No todos los días se inaugura una obra como este y quién sabe cuándo vuelva a suceder.

Marco Antonio Gómez Lovera

Economista por la Universidad Panamericana. Trabajé en el INEGI donde obtuve experiencia en el análisis y monitoreo de los principales indicadores de la economía mexicana. Actualmente me dedico al periodismo económico. Más artículos del autor »