¿Hasta cuándo las autoridades mexicanas harán caso a las pruebas científicas? ¿Cuánto tiempo más se empecinarán los defensores del detector molecular GT200 en mantener la patraña? Este lunes, El Universal ha publicado los resultados del peritaje realizado en la Academia Mexicana de Ciencias sobre este aparato; la conclusión es la misma: funciona al azar.

Los encargados de realizar la prueba fueron el físico Alejandro Ramírez, de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, junto con el físico Luis Mochán, de la Universidad Nacional Autónoma de México; quienes ya había ofrecido al Senado realizar las pruebas correspondientes. El peritaje se realizó el 21 de octubre de 2011, pero ha salido a colación como parte del desahogo de pruebas en el juicio contra Juanita Velázquez, una mujer aprehendida en marzo de 2011 por presunta posesión de anfetaminas, detectadas por el GT200.

La prueba consistió en ocultar diferentes sustancias en ocho cajas cerradas, las cuales debían ser encontradas usando el detector molecular. En la primera parte del experimento, estas sustancias fueron escondidas a la vista de todos, incluidos los participantes -dos militares-. En esa ocasión, el operador del GT200 acertó en cuatro de cuatro veces en hallar un componente en específico. En la segunda parte de la prueba, las sustancias fueron escondidas sin que los operadores vieran en qué caja. De veinte intentos, solamente en tres tuvieron éxito.

Al considerar los resultados, los científicos concluyeron que el GT200 funciona "correctamente" cuando el usuario tiene conocimiento previo de la localización de lo que busca, pero cuando desconoce ese dato, su efectividad es parecida a la de lanzar una moneda al aire. Ramírez y Mochán también señalaron que la Academia Mexicana de Ciencia se ofreció a diseñarle un protocolo de pruebas al Ejército para que probara la efectividad del aparato, pero que la institución castrense se negó porque el proveedor (Global Technologies LTD) lo prohibe en el contrato.

Sin embargo, lo sorprendente es cuánto han interiorizado la superchería quienes usan el GT200. Uno de los operadores del aparato durante las pruebas se culpó de haber alterado los resultados porque "tomó café esa mañana". Según el manual, el detector molecular no funciona cuando quien lo utiliza se encuentra nervioso, agitado o ha consumido medicamentos o sustancias como el café; también culpan a interferencias de celulares o televisores en las cercanías. Esto, por supuesto, no es más que un cúmulo de pretextos del fabricante para eximirse de las fallas.

Pese a las pruebas, resulta sintomático que los militares no cuestionen la efectividad del GT200. El problema es que su necedad cobra víctimas (como este caso de Juanita Velázquez); y peor aún, que existan elementos de seguridad que estén deseosos de adquirir estos equipos. Es más, ¡algunas policías -como la PGJE de Chiapas- hasta lo presumen como "herramientas tecnológicas de última generación"!

Por ahora, esta comprobación se suma a los argumentos que refutan la validez jurídica del GT200; un fraude que ya está en manos de la Suprema Corte de Justicia de la Nación**** y que debe ser desenmascarado de una vez por todas.

Pepe Flores

26. Blogger de ALT1040. Coordinador de Vivir México. Hipertextual desde 2009. Escribo sobre cultura pop, medios, política, derechos humanos, propiedad intelectual y diversidad sexual. Fundador de Elocuencia 8080 y Sexenio. Autor de "La nueva cara de Puebla" (Endeavor & UDLAP, 2011). Editor en Polaris Group. Más artículos del autor »