Hoy es un día histórico para México: La Suprema Corte de Justicia de la Nación ha eliminado el artículo 143 del Código Civil de Oaxaca, que establece que el matrimonio es entre un hombre y una mujer y lo sustituye por uno que establece que es entre dos personas.

Esta decisión sienta un precedente y es un gran avance en la lucha de las personas LGBT del país, que buscan obtener los mismos derechos que posee la mayoría en este país. Es cierto, esta decisión pondrá con los cabellos de punta al sector conservador de la población, sin embargo, no debe olvidarse que el estado es laico, y por lo tanto, las leyes civiles que nos rigen a todos deben de tomar distancia de los mandatos religiosos, los cuales solamente rigen a los integrantes que voluntariamente forman parte de una religión.

La SCJN establece que el matrimonio es entre dos personas, no sólo entre hombre y mujer

Gracias al mandato de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, muchas mas personas podrán obtener seguridad jurídica en muchos temas. Debemos recordar que el matrimonio no es solamente una fiesta y una argolla nupcial: es un contrato jurídico el cual firma una pareja y les da tanto derechos como obligaciones. Por ejemplo ¿por qué una pareja del mismo sexo debe ser tratada como mexicanos de segunda, privándola de sus derechos? Hace tiempo, el IMSS negó la afiliación a un matrimonio homosexual algo que no ocurre con los matrimonios heterosexuales, ya que en pocas partes del país el matrimonio es solamente entre un hombre y una mujer.

Todos tenemos los mismos derechos al nacer, pues nuestra Constitución establece la igualdad en su artículo 4 y jamás hace excepciones de caracter sexual. Y así como cualquier persona tenemos el derecho de amar y rechazar el amor de cualquier otra persona, también debemos tener el derecho de brindarle seguridad a la pareja que se elija; sobre todo, seguridad jurídica, como no dejarla desamparada en caso de que uno fallezca, ni dejarla desamparada en su salud.

Hace tiempo un ex presidente dijo una vez: El respeto al derecho ajeno es la paz. Si alguno no desea tener un matrimonio con una persona de su mismo sexo, está en todo su derecho de no hacerlo. Pero hoy, la Suprema Corte de Justicia de la Nación, ha dado el primer paso para quienes han sido privados de su derecho de casarse con personas de su mismo sexo, puedan hacerlo con todas las de la ley en todo el país.

Foto: Flats! via photopin cc