Con la Reforma Política aprobada el año pasado es posible que los ciudadanos presentemos una iniciativa al Congreso. Haciendo uso de esta facultad organizaciones como DHP, Article19, Reforma Política Ya y COntingenteMx impulsarán la primera iniciativa ciudadana en el país: dotar de internet gratuito a todos los mexicanos.

Internet www

Partiendo del reconocimiento del derecho a internet en países como Francia, Finlandia y España, la propuesta busca que este servicio se garantizado por las leyes mexicanas y ejecutado en verdad. Para esto la iniciativa "Libre internet para todos" propone varios puntos:

  • Que tras el apagón analógico los espacios blancos se asignen para la transmisión de datos.
  • Que edificios públicos municipales, estatales y federales sean puntos de acceso libre, además de cualquier instalación de propiedad pública.
  • Que la red de fibra óptica de la CFE sea la columna vertebral de una "red de Estado" y se instalen antenas con tecnología Super Wi-Fi.
  • Que la red se encuentre operando para 2016 y a la larga dote del servicio a 90% de la población.

Basándose en un estudio de la Cofetel para montar este tipo de redes, quienes proponen la iniciativa estiman un costo de 30 mil millones de pesos, es decir, "menos de lo que costaría colocar una Estela de Luz en cada capital estatal".

¿Por qué surge esta iniciativa? De acuerdo a la exposición de motivos de la iniciativa, la implementación de esta propuesta como política pública generará mejoras en la salud y educación, hará valer nuestra, ayudará a la difusión de la cultura mexicana y permitirá el acceso información que impacte en nuestro quehacer económico.

Para presentar esta propuesta, las organizaciones que apoyan la propuesta buscarán recolectar 150 mil firmas el 26 y 27 de enero, con lo que podrán cumplir con el requisito legal que pide el apoyo de 0.13% del padrón electoral para presentar una iniciativa como Ciudadana.

La propuesta, que lleva ya varios años sonando en la opinión pública, parece ser en primera instancia una buena propuesta. Sin embargo, una red suministrada y controlada por el Estado podría suponer retos y peligros para los usuarios. Si hay tantos esfuerzos por aumentar la vigilancia de los gobiernos sobre la red, ¿qué tan benéfico sería que uno proporcione el servicio a sus gobernados?

Claro que ante esta propuesta continuarían otras empresas dotando el servicio y buscando hacerlo de mejor manera para no perder una importante cuota de mercado ante una opción pública y gratuita. Aunque no conozco las implicaciones técnicas de una provisión de internet por parte del Estado, como usuario me surgen dudas en cuanto al monitoreo que podría ejercer el Estado en su propia red y la protección a la privacidad de los ciudadanos.

Imagen: HBG

Marco Antonio Gómez Lovera

Economista por la Universidad Panamericana. Trabajé en el INEGI donde obtuve experiencia en el análisis y monitoreo de los principales indicadores de la economía mexicana. Actualmente me dedico al periodismo económico. Más artículos del autor »