En un evento en el Museo Tecnológico de la CFE, el presidente Peña Nieto junto con representantes de los partidos que suscribieron el Pacto por México presentaron la iniciativa de reforma en materia de telecomunicaciones.

reforma telcos

Los discursos de quienes intervinieron durante la presentación de la iniciativa se centró en varios aspectos. En primer lugar, la necesidad del Estado por sumarse a la sociedad de la información en la que vivimos; que los ciudadanos tengan una mayor oferta y mejor calidad de servicios; el impulso del sector para el fomento del crecimiento económico.

Entre los cambios constitucionales y otras acciones que se plantean con la reforma presentada están:

  • Elevar a rango constitucional el derecho de los mexicanos al acceso a la banda ancha
  • Creación de dos nuevas cadenas de televisión abierta en la que no podrán participar quienes ya cuentan con concesiones
  • La posibilidad de inversión extranjera en televisión abierta pasará de 49 a 100 por ciento
  • Creación del Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel) que concentrará las facultades de la Comisión Federal de Telecomunicaciones y la Comisión Federal de Competencia.
  • Autonomía de la Comisión Federal de Competencia Económica

Al final se puede encontrar íntegra la iniciativa de reforma.

¿Es esta una reforma revolucionaria, como se nos anuncia? En gran medida la iniciativa presentada ataca los defectos que durante años se han reclamado, especialmente la concentración y la colusión entre medios y poderes políticos.

Quizá su mayor virtud es la licitación de dos nuevas cadenas de televisión abierta, combinada con la restricción a la participación de Televisa y TV Azteca, la posibilidad de que sean extranjeros quienes hagan una oferta, y la coordinación la Judicatura Federal para evitar litigios que paralicen esta iniciativa.

Resulta particularmente interesante la inclusión del siguiente texto entre las facultades del propuesto Ifetel: "ordenar la desincorporación de activos, derechos, partes sociales o acciones de los agentes económicos, en las proporciones necesarias para eliminar efectos anticompetitivos". Esto, sin duda, enfocado a atacar la alta concentración en el mercado de telefonía.

Finalmente, parece que la reforma dará impulso a políticas de inclusión digital, aunque hace falta que las metas y programas se definan. Hasta el momento solo se plantea la inclusión a la Constitución del deber del Estado de integrar a la población a la "sociedad de la información y el conocimiento".

Por otro lado, Peña Nieto dijo en su mensaje que la reforma tiene tres fines: dejar en claro que todas las personas por igual tienen derecho a acceder a la información; dicho acceso debe ser posible para todos los niveles socioeconómicos, lo cual solo se dará con precios justo; y que los servicios sea de calidad.

Todo esto es el qué; qué se quiere de la reforma y qué es lo que se planea hacer. Como dicen algunos, "el diablo está en los detalles" y falta ver cómo es que se concretarán estas propuestas, cuáles serán los cambios finales en la Constitución y en las leyes secundarias. Asimismo, habrá que esperar a ver la actuación de los organismo propuestos y la ejecución de la nueva legislación para ver si de verdad esta reforma es todo lo que nos prometieron.

Imagen: Facebook de Presidencia

Marco Antonio Gómez Lovera

Economista por la Universidad Panamericana. Trabajé en el INEGI donde obtuve experiencia en el análisis y monitoreo de los principales indicadores de la economía mexicana. Actualmente me dedico al periodismo económico. Más artículos del autor »