La población de Tierra Caliente está levantada en armas. Lo que en un principio parecía una guerra entre diferentes carteles de la droga, ahora se ha convertido en una guerra de guerrillas donde la población de los municipios de Buenavista, Tepalcatepec y Coalcomán participa activamente en la defensa de sus tierras.

No se pagan cuotas

Aunque el gobierno ha relacionado los grupos de autodefensa con el Cartel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), la gente ha decidió apoyar a las Policías Comunitarias debido al hartazgo por el cobro de cuotas por parte de los Caballeros Templarios y a la nula acción de todos los niveles de gobierno; sobre todo desde el "cambio de estrategia" del gobierno federal con la entrada de Enrique Peña Nieto.

La población venció al crimen organizado. Lo sacó de la región y ahora presume en diversos letreros en las entradas de cada localidad que ahí no se cobran cuotas. Pero el costo ha sido tan alto que han tenido que soportar diversas represalias no solo de los sicarios, sino también de los distintos niveles de gobierno.

Antecedentes

Un nuevo capítulo en la narcohistoria de la región de Tierra Caliente, en el estado de Michoacán comenzó hace un par de años; cuando un nuevo grupo armado que se deslindó de la extinta Familia Michoacana, atacaron la región limonera en Michoacán y se apoderaron de los territorios incluida a su población. Eran otros tiempos. Los Caballeros Templarios, el grupo que tomó el poder de la región, pedía a la gente que les tuvieran confianza; ya que según ellos estaban a disposición de lo que la gente necesitara.

Pero confiar y negociar con las mafias nunca termina en nada bueno. Y esta ocasión no fue la excepción. Desde entonces el crimen organizado empezó a cobrar "impuestos" para disponer de recursos y "proteger" a la población. Empezaron con los grandes empresarios de la región hasta que poco a poco se fueron metiendo en prácticamente todas las actividades económicas: comenzaron a cobrar cuota desde de los grandes empaques que exportan limón hasta a los mas humildes cortadores, los cuales tenían que pagar dos pesos por cada caja de producto que cosechaban. Se extorcionaba a todo mundo: al ganadero, al carnicero, al taquero, al tortillero, al abarrotero. Los precios de la canasta básica se dispararon. Todos los negocios pagaban cuota, incluso las señoras que venden productos por catalogo.

La población estaba harta, pero no se puede levantar la voz. En una región gobernada por el crimen no puedes hablar mal porque si lo haces, lo mas probable es que desaparezcas; como ha sucedido con decenas de personas en la región, las cuales la mayoría de ellas hasta la fecha no se sabe dónde se encuentran. Pero todo tiene un límite. Y todo cambió cuando se escucharon rumores de que se iba a cobrar cuota casa por casa. Entonces un sospechoso grupo armado surgió.

El nacimiento de las Policias Comunitarias

Policia Comunitaria

El 24 de febrero de este año surgió en la región un nuevo grupo armado. Se hicieron llamar policías comunitarios y aunque en un principio se desconocían los líderes, estaba conformada mayormente por habitantes de la misma población, la mayoría de ellos campesinos inconformes. Esta policía hizo en una semana lo que el gobierno de Felipe Calderón no pudo en seis años: limpiar la región del crimen organizado.

Las primeras policías aparecieron en los municipios de Tepalcatepec y Buenavista. Su primera estrategia fue desarmar a las policías municipales y suprimir simbólicamente los poderes en los municipios, ya tenían sospechas de que las autoridades colaboraban con el crimen organizado. Durante las primeras semanas las policías se instalaron en las entradas de las poblaciones para cuidar que no entraran miembros del crimen organizado. Prácticamente a diario se escuchaban balaceras en las que ninguna autoridad intervenía. Eran los Caballeros Templarios buscando recuperar su territorio.

Al principio hubo escepticismo en la población sobre el origen de esta policía. Eran personas armadas, algunos con escopetas de cacería y machetes, pero otros con rifles de asalto y armas de alto poder. Durante los primeros días, el ejército detuvo a mas de 30 elementos por portación de armas de fuego. Por su parte, los policías comunitarios aseguraban que esas armas fueron decomisadas a los integrantes de los Caballeros Templarios que sacaron de la región y eran utilizadas para defenderse de ellos, ya que es la única manera en como podían hacerles frente.

Del narcoencubrimiento a la exigencia de combatir al crimen

Marcha

Uno de los eventos que motivó a la población en general a unirse a las autodefensas fue el asesinato de ocho cortadores de limón que buscaban dialogar con el gobernador interino Jesus Reyna. El 10 de abril, después de una ceremonia para conmemorar el fallecimiento de Emiliano Zapata en la población de Cuatro Caminos, un grupo de limoneros, entre ellos algunos menores, fueron emboscados por el crimen organizado en la ciudad de Apatzingán. Habían ido al evento a manifestarse con el actual gobernador del estado por la situación que se vivía en la región.

Uno de los fracasos de la guerra contra el crimen de Felipe Calderón se debió a que luchaba solo contra el mundo. No tenía el apoyo de las autoridades estatales ni locales. Por si fuera poco, la misma población encubría a los criminales ya que según se dice desde hace décadas, los "narcos ayudan a los pobres". La gente se molestaba al ver un retén miliar o un grupo de policías federales patrullando la zona.

Tepalcatepec

Pero el discurso cambió radicalmente y ahora esa misma gente que simpatizaba con los grupos armados no solo pide, sino exige a las autoridades que se encarguen de la seguridad en la región. Aunque eso no ha sucedido como la gente espera, prácticamente desde el surgimiento de las autodefensas tanto militares como elementos de la Policía Federal estuvieron apoyando a los comunitarios deteniendo elementos de los Caballeros Templarios y participando en los diversos enfrentamientos a pesar de que en un principio se acusó a los locales de pertenecer al cartel de Jalisco, así como también en labores de patrullaje; situación que generó cada vez mas confianza en la población sobre el movimiento que había surgido.

El intento de boicot y el bloqueo comercial

Policias Comunitarios

Pero los Caballeros Templarios no se iban a quedar con los brazos cruzados. Es difícil hacerse a la idea de perder de un rato a otro una región cuya principal actividad económica, la industria limonera, deja una derrama económica calculada en mil millones de pesos mensuales. A finales del mes de abril surgieron en municipios vecinos diversos movimientos que se habían llamar policías comunitarios, los cuales estaban en contra de las autodefensas surgidas en Buenavista, La Ruana y Tepalcatepec.

El objetivo de estas policías, aparentemente pagadas por los Caballeros Templarios, eran diversos: detener la expansión de policías comunitarios originales a mas municipios, confundir a las autoridades, desprestigiar el movimiento, sitiar la región e instaurar el "orden" que había antes del surgimiento del movimiento antinarco. Con ello vino un bloqueo económico en el cual ninguna empresa podía vender sus productos en los municipios donde surgieron las policías con la amenaza de quemar sus vehículos, por lo que en pocas semanas vino una escasez de medicinas, gasolina, gas, abarrotes, frutas y verduras; afectando directamente a la población en general. No había donde comprar productos básicos. Mucha gente tuvo que cambiar la ruta y buscar abastecerse en los municipios colindantes con Jalisco. Mucha gente en ese intento desapareció.

También impidió la exportación del limón cosechado en la región, por lo que los empaques tuvieron que cerrar, los dueños de las huertas no tenían a quién vender su limón y se dejó de pagar a los cortadores. La actividad económica se paralizó. Pronto no solo no había qué comprar; sino que ahora no se podía comprar, aunque sea mas caro, en otros municipios colindantes con otros estados. Denise Maerker, en su programa Punto de Partida, fue de las primeras en dar difusión a lo acontecido en esta región.

Fotos: unomasunomx