En la era de la información y de los ciberataques, el gobierno mexicano anuncia que creará un mecanismo para proteger a los ciudadanos de la delincuencia a través de la obtención de datos e información de Internet para establecer controles de ciberseguridad.

ciberseguridad

Y es que no nos cansamos de repetir, que el siglo XXI es la era del Internet, donde toda nuestra vida está registrada en bits, a través de las pantallas de nuestras computadoras y en los servidores de los servicios que utilizamos como Facebook, Gmail o Twitter.

Por otro lado, también es la era del ciberespionaje, en las últimas semanas hemos conocido reportes y programas de los gobiernos de Estados Unidos y de Gran Bretaña que espían a sus ciudadanos y a extranjeros para protegerse y prevenir ataques terroristas. Aunque se duda sobre la legalidad y la ética de estos programas de ciberseguridad.

En entrevista para CNN, el Vocero de Seguridad de la Secretaría de Gobernación (SEGOB), Eduardo Sánchez, define el término inteligencia y sus alcances:

Inteligencia significa tener información […] a la disposición de cualquier ciudadano como medios de comunicación, lo que está en Internet, fichas públicas, etc. [Y] que esta información pueda ser utilizada convenientemente para apoyar una investigación y dar con los delincuentes.

Anunció que durante el gobierno de Peña Nieto se pondrá en marcha una estrategia de inteligencia que pueda servir para atrapar delincuentes.

Con este tema girando en boca de todos alrededor del mundo, me remito a un artículo en The New Yorker que dice que el tema de ciberseguridad y redes se ha vuelto mucho más complicado. En los noventa era muy fácil identificar un problema o una amenaza en Internet. La existencia de un virus de computadora era muy visible y rápidamente se notaba un problema en el sistema. Pero ya no es así.

Los viruses de computadora se hacían por diversión. Conocer era el alcance y de paso matar a miles de computadoras alrededor del mundo. Pero ahora los ciberataques son enfocados, se busca atacar y obtener información valiosa o perjudicar a alguien. Dice la revista neoyorquina que ahora tener un problema de malware, es en realidad, tener un problema de adversarios.

Lo que busca la SEGOB, que en el cambio de gobierno ha logrado centralizar la estrategia de seguridad en el Secretario Miguel Ángel Osorio Chong, es recopilar información para proteger, sobre todo, las actividades financieras.

Ya hay una policía cibernética que ahora depende de la Comisión Nacional de Seguridad, aunque ya trabaja y tiene algunos años, no ha actuado en la procuración de justicia. Excélsior publicó que este organismo que vela por la ciberseguridad, ha identificado en un lapso de 15 meses, 548 casos de pederastia en las redes y no ha hecho nada ante la situación.

Según la declaración que dieron al medio, es porque les falta información, lo mismo que dice el vocero Eduardo Sánchez.

Si ahora empezarán a generar más y mejor inteligencia dentro de las redes, esperemos que sea para bien, y no para terminar en una situación de ciberespionaje, como está ocurriendo entre las grandes potencias alrededor del mundo, porque ya no se trata de compartir viruses, sino de entrar a la computadora a buscar ciertos archivos, robar contraseñas o de paso realizar transacciones bancarias.

Ya no se roba en efectivo o en papel, y en una USB cabe más información y más dinero de lo que uno puede imaginar... o de lo que cabe abajo del colchón.

Imagen: PjMedia

Santiago Betancourt

Leo, escribo y blogueo sobre comunicación, política y redes sociales. Soy fan de lo 2.0 y en mi otra vida fui trompetista. Más artículos del autor »